Tema del día

La mitad de las encuestas habían predicho que habría segunda vuelta. La otra mitad no. Lo cierto es que el sistema de transmisión rápida de datos funcionó como un reloj y a las 20.00 había datos verificados al 89% con una tendencia prácticamente irreversible: Evo gana, pero Carlos Mesa llega holgadamente a forzar una segunda vuelta con un 45% – 38% que le permite soñar con la Presidencia si es capaz de concentrar el voto de la oposición en su persona.