Entra otra manga de langostas y Senasag analiza sumar brigadas

El 23 de septiembre el Senasag, luego de recibir una denuncia, corroboró que otra manga de langostas ingresó por la comunidad de Campo Grande, pero luego migraron a Limitas, por donde entró el primer grupo de insectos

Mapa de monitoreo de plaga de langostas

La segunda manga de langosta ingresó a Bolivia por la localidad de Yacuiba, específicamente por la comunidad Campo Grande. El Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) regional Tarija pide a su ente matriz ayuda para exterminar esa plaga, porque se dirigen hacia zonas productivas del interior del país.

La primera plaga de langostas ingresó el jueves 19 de septiembre por la comunidad de Limitas de ese mimo municipio chaqueño, las cuáles se dirigieron por la serranía del Aguaragüe hasta instalarse en Itavicua, otro tanto llegó a Busuy, ambas comunidades cerca de Villa Montes. Desde ese entonces las brigadas del Senasag se movilizaron para realizar el control.

Ante esa situación, el 23 de septiembre la instancia nacional, luego de recibir una denuncia, corroboró que otra manga de langostas ingresó por la comunidad de Campo Grande, pero luego migraron a Limitas, por donde entró la primera manga.

Never Mejía, jefe de Sanidad Vegetal

El responsable de Sanidad Vegetal del Senasag, Never Mejía, sostuvo que con el ingreso de una segunda manga de langostas, que subieron desde Tartagal-Argentina, el control de estas se complica más.

Ante esa situación, el funcionario pidió a la oficina nacional del Senasag  que envíen brigadas de los departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca, de manera que puedan ayudar en la exterminación de esos animales.

Si bien en la actualidad no hay producción en campo en el Chaco, Mejía explicó que si no se las extermina las langostas pasarán a una fase de reproducción, cuando llueva los huevos eclosionarán y se tendrá una mayor cantidad de insectos que afecte al agro. Si eso sucede, los campesinos pedirán ayuda a la Gobernación y municipio por la pérdida de sus productos. Por eso, la idea es prevenir que eso suceda.

“Es un problema grande que ya se vivió en Santa Cruz y en Villa Montes en el año 2017. No tenemos que confiarse, sino, tomar acciones entre todos -comentó el funcionario- las tareas de eliminación de langostas se hacen con cipermetrina. Las aplicaciones se hacen en la noche o en la madrugada porque las langostas no se mueven. Está dando resultando, pero el control se dificulta porque se trata de una manga muy grande”.

El ex dirigente de la Central de Campesinos de Villa Montes, Carlos Borda, conoce que en anteriores meses recibieron capacitación para enfrentar las plagas de langostas. Fueron actividades realizadas por el Senasag.

En el primer semestre del 2019 se realizó en Villa Montes un taller internacional sobre el manejo de la langosta voladora. El objetivo era informar sobre la situación actual de la plaga a nivel nacional y regional.

La langosta en fase gregaria es considerada como muy agresiva, tiene un alto potencial reproductivo y se alimenta en grupos. Permanecen unidas en bandas y su alimentación no está limitada por una especie vegetal específica, es una plaga voraz que consume en 24 horas cinco veces su peso, por lo que una manga de 3.000.000 de insectos llega a consumir hasta 30 toneladas de vegetación; esto aunado a que logra desplazarse hasta 20 kilómetros por hora.