Se puso bronceador y quedó verde como Fiona

La cosmetóloga Danni Bruce compró un autobronceador con la ilusión de que su piel blanca, tras el invierno en Inglaterra, tuviera un tono de crucero en el Caribe. Pero a los pocos minutos de haberse untado con un producto de St. Moritz por el que pagó 3,99 libras (unos USD 5,40) notó que algo andaba mal con el color.

Se lo quitó pero ya era tarde. “Me dio un ataque de nervios. Me vi en el espejo, tenía todo el pecho verde”, agregó. “Anduve escondiéndome de todos en la casa. Tenía puesta la capucha y estiré las mangas de la bata sobre las manos”.

Decidió mirar el problema con humor: hizo fotos y las subió a las redes sociales. “La gente empezó a hacer Photoshop de mi cara en el cuerpo de la princesa Fiona, de Shrek”, dijo a The Daily Mirror. Porque, en efecto, su nuevo color de piel era verde.

“Me lo tomé con filosofía”, dijo la muchacha de 20 años, residente de la ciudad de Nottingham. “Si no me río me pongo a llorar. De todos modos, no voy a salir de casa mientras tenga este aspecto”, agregó. El producto promete un tono Darker Than Dark (Más oscuro que oscuro), y al menos algunas partes de la piel de Bruce quedaron marrón.