Santa Anita, un tesoro tarijeño

La feria de Santa Anita es una de las tradiciones más antiguas de Tarija y aunque los últimos años ya no se realiza en su totalidad en la calle Cochabamba, continúa siendo un patrimonio cultural de nuestra tierra que ha sido impulsado por célebres tarijeños. Por lo tanto será importante que cada año vivamos esta tradición con fuerza, aportemos al orden, a la seguridad y a la cultura.

Cuentan nuestros abuelos que la fiesta de Santa Anita inició el 14 de mayo de 1884, siendo presidente de Bolivia el general Narciso Campero. Las hermanas de Santa Ana iniciaron sus labores de enseñanza y formación cristiana a 40 niñas, dirigidas por la madre provincial Sor. Ana Camila Valentín, constituyéndose el primer centro educativo de niñas.

Con el objeto de realzar y conmemorar el primer año de creación del flamante colegio, se instalaron los primeros stands, en los que se expendían masitas, confites, muñecas y ropas de muñecas. La actividad se efectuaba a fin de confraternizar entre las alumnas y lograr un mayor acercamiento entre las niñas. Para el efecto, adoptaron para el juego las reglas del trueque y como moneda válida botones de conchas.

A partir de aquella primera experiencia en los subsiguientes años en ocasión de celebrarse el aniversario de creación del colegio “Santa Ana”, se repetían estos juegos escolares con inusitado colorido e interés. Progresivamente los bazares se ampliaron a mayores ofertas. Jugó un rol importante la creatividad e imaginación de los niños, así como la voluntad de los padres de familia en cooperar, lo que permitiría extenderse a mayor cantidad de alumnos.

Esta interesante actividad motivó a la población menuda a instalar en sus domicilios sus propios bazares a fin de alternar y distraerse con los amigos del barrio, pero en el año 1892, por iniciativa de los vecinos de la Calle Cochabamba, conocida como Calle Ancha, los vecinos levantaron frente a la Capilla de San Roque, los primeros puestos de miniaturas y así fue como comenzó todo.

En los últimos años, el espíritu de esta tradición fue dañado con el ingreso de la industria china que ha invadido la feria con juguetes de esta procedencia, la distribución de puestos se ha convertido en una pelea entre comerciantes locales y nacionales y por si fuera poco el traslado de la feria de su lugar tradicional al barrio El Constructor significó un conflicto “eterno” que ha empañado la actividad.

Se suma a esto el caos vehicular, la falta de educación de los ciudadanos que no ubican su basura donde corresponde y la desmotivación de los artesanos, quienes deberían ser los principales protagonistas de esta tradición.

Hoy olvidamos, que cada tradición que poseemos fue impulsada con amor, dedicación y sobre todo tiempo. El primer día, la festividad se realiza en la calle Cochabamba con la presencia de los niños que comercian miniaturas luego la muestra continúa en el campo ferial del barrio El Constructor.

Queda claro que la actividad ha evolucionado, pero éste es un tesoro tarijeño que se ha labrado con esfuerzo. Vivamos este tiempo con educación y buena participación. Pues, debemos impulsar nuestras tradiciones, y actividades que lleven a los chicos a hacer cosas que sean beneficiosas, sobre todo, teniendo en cuenta la aparición de nuevas formas de entretenimiento que pueden resultar nocivas para nuestros jóvenes.


¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.

Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.

Cada mañana recibirás nuestro newsletter, El Despertador, con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.

También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.

Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.