ROBERTO PATIÑO/EL PAÍS