Restan seis días para legalizar asentamientos en Villa Montes

El proyecto aún no finaliza porque 700 familias no entregaron los requisitos para la inscripción de la urbanización. Ese grupo fue también el que pidió una prórroga

Frontis de la Alcaldía de Villa Montes

Quedan seis días para que se cumpla el plazo para la legalización de asentamientos en la zona del ex parque Industrial del municipio de Villa Montes, que mediante ley nacional se permite hacer cambio de uso de suelo. La fecha final para cogerse a ese beneficio es el 5 de julio del año 2019.

Es así que se tiene en marcha el registro de beneficiarios mediante el estudio socioeconómico de vecinos de los asentamientos 16 de Julio y 1 de Mayo. Sin embargo, no todos cumplieron con la presentación de su documentación, es por eso que se amplió el plazo hasta la primera semana de julio.

Según el Municipio, el proyecto aún no finaliza porque 700 familias no entregaron los requisitos para la inscripción de la urbanización. Ese grupo fue también el que pidió una prórroga para poder cumplir con la documentación que se exige.

En ese sentido, el alcalde de Villa Montes, Omar Peñaranda, explicó que es necesario contar con totalidad de los requisitos, porque de lo contrario, si no cumplen en el plazo establecido, es incierto cuando se realizará una próxima inscripción para el mismo fin.

“No podemos avanzar si no tenemos los requisitos completos, es por ello que pedimos a las familias faltantes a realizar la entrega de los requisitos para realizar a presentación de papeles”, manifestó la senadora nacional, Noemí Díaz.

Es así que para ese efecto se habilitaron dos oficinas móviles ubicadas en la avenida Industrial entre calle Ballivián y Tarairí, y en la calle 3 entre la Cutaiqui y avenida los Mistoles (Cancha). Pero los interesados también pueden acudir a las oficinas de la Dirección de Ordenamiento Territorial (DOT).

Lo que se hará mediante este proceso es realizar la transferencia de la superficie de suelo, que antes era de propiedad municipal, a las personas que residen en la zona y que de alguna manera se constituyeron en el lugar con la construcción de sus viviendas.

Para ello se tiene una ley municipal y otra nacional que permite la enajenación a título oneroso de los terrenos a favor de personas que habita esa área.