Represión a marcha por el TIPNIS no tiene culpables

Han trascurrido siete años desde que la Policía intervino de manera violenta la VIII marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), pero a la fecha no existen culpables ni sentenciados por la represión.

La presidenta de la Subcentral de Mujeres del TIPNIS Marquesa Teco lamentó que “no hayan culpables a siete años de la represión contra los indígenas que defendieron su territorio, para impedir la construcción de una carretera”.

Un contingente policial el 25 de septiembre de 2011 llegó a la zona de Chaparina, donde intervino el campamento de los indígenas con gases lacrimógenos, de forma violenta y a golpes capturó a los dirigentes, retuvo a hombres y mujeres a quienes amordazaron y los maniataron con cinta de embalaje.

El objetivo fue desmovilizar la marcha para impedir que siga avanzando hasta llegar a la ciudad de La Paz, pero la indignación nacional por el maltrato a los indígenas tomó ribetes tan grandes que obligaron al Gobierno a retroceder y dejar que los marchistas continúen su paso.

Documental
En la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), para recordar los “siete años de impunidad”, se presentó el documental de la periodista Karen Gil denominado “Detrás del TIPNIS”, sobre la problemática de la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

Gil que estuvo en el campamento el día de la intervención, expresó la necesidad de recordar que la violenta represión “sigue impune a siete años del hecho” y exigió a las autoridades competentes el esclarecimiento del caso. “Por ello es urgente pedir justicia y que las autoridades que ordenaron la represión se responsabilicen por ello”, manifestó.

“Lo complicado de vivir en impunidad no solo significa que no se resuelva el hecho concreto que es el caso de Chaparina, sino que es y fue la llave para que el Estado continúe sus abusos a los pueblos indígenas”, añadió. Teco cree que si los indígenas hubieran sido los autores de la violencia “ya estaríamos en la cárcel, pero como es el Gobierno no pasa nada”, protestó, al insistir que los pueblos indígenas exigen la identificación de los culpables y que sean sancionados por sus actos.