Reporte: 755.209 ha fueron quemadas en 20 de 22 áreas protegidas

Incendio en la Chiquitania. Foto/captura de pantalla

La Fundación Amigos de la Naturaleza reportó que desde inicios de agosto hasta el 29 del mismo mes, al menos 755.209 hectáreas fueron quemadas en 20 de las 22 áreas protegidas y la totalidad afectada alcanza a las 2.1 millones quemadas.

Del total quemado, 678.936 ha. están dentro de las áreas que fueron demandadas como territorios indígenas y  204.948 hectáreas fueron efectivamente han sido tituladas como Territorios Indígenas, según dice el informe suscrito también por CEJIS y el Centro de Planificación Territorial y Autonómico.

Señalan que las áreas protegidas constituyen un patrimonio natural y cultural del país por cumplir funciones ambientales, culturales, sociales y económicas para el desarrollo sustentable.

Considera que desde agosto en las Tierras Bajas se registra uno de los incendios más extensos por la gran superficie quemada y sostenidos porque las condiciones climáticas, la negligencia de las autoridades e incluso los mismos actores del conflicto, se han combinado con extraordinarias condiciones meteorológicas adversas.

Particularmente en el departamento de Santa Cruz, la superficie quemada asciende a 2 millones de hectáreas, representando el 71% del total de áreas afectadas por incendios a nivel nacional, según la estimación realizada a partir de imágenes satelitales de la NASA y ESA al 7 de septiembre de 2019.

Precisa que los municipios con mayor superficie quemada son San Matías (449.287 ha), Charagua (348.573 ha), San Ignacio de Velasco (289.013 ha), Puerto Suárez (208.709 ha), San José de Chiquitos (183.741 ha), San Rafael (180.106 ha), Roboré (122.335 ha), Carmen Rivero Torrez (110.517 ha) y Concepción (84.569 ha), que concentran 96% de la superficie quemada.

Las áreas protegidas más afectadas son San Matías (337.785 ha), Otuquis (265.513 ha), Ñembi Guasu (270.837 ha), Tucabaca (34.268 ha) y Laguna Marfil (26.861 ha). La extensión de bosques afectados por los incendios asciende a 858.099 ha y corresponde al 42% del total de áreas quemadas, donde el calor llega a más de 30 grados centígrados, con vientos secos del sur y una prolongada sequía que han confabulado para el infierno que vive la Amazonía, la Chiquitania y el Chaco Boreal bolivianos.

 

Tomado de Erbol