Pugna entre dirigentes frena al fútbol nacional

El inicio del torneo Apertura está en duda a pocos días de la fecha pactada, por las diferencias que se estiran entre el Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y un bloque de seis clubes, entre los cuales están los campeones Bolívar y Wilstermann, que tratan de empujar adelante su postura.

El presidente de la FBF, César Salinas, convocó a una reunión con los clubes Bolívar, Wilstermann, Blooming, Oriente Petrolero, Guabirá y Royal Pari para el lunes en la zona de Achumani, donde se iba a dialogar sobre los problemas que expondrá este grupo sobre el descenso-ascenso de Destroyers y Real Santa Cruz.

Estos clubes pedirán la reprogramación de esta cita para otro día en Cochabamba, sede de la Federación. Sin un acercamiento para resolver los problemas, los seis clubes mantienen su medida de no presentarse al Consejo Superior para aprobar el rol de partidos del Apertura.

“Cómo vas a querer llevar adelante un campeonato cuando hay resoluciones pendientes. No se pude comenzar un campeonato cuando no sabes contra quién vas a jugar”, indicó Juan Jordán (Blooming), vocero de los “opositores”.

Jordán indicó que este problema puede estallar de la peor manera, porque el Tribunal aceptó la demanda del club Bolívar contra Aurora por la presentación de sólo seis jugadores en el partido del Clausura 2020, y a esto se agrega que Destroyers elevó su queja ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para revertir el fallo del Comité Ejecutivo de la FBF sobre su descenso directo y el ascenso de Real Santa Cruz.

“Esta dirigencia de la Federación hace lo que quiere, nos amenaza con no inscribirnos. Vamos a acudir a todas las instancias que nos corresponda”, agregó Jordán. Las seis entidades junto a Destroyers y Sport Boys solicitaron una audiencia a la Presidenta del Estado, Jeanine Áñez Chávez, para denunciar supuestos hechos de corrupción dentro de la FBF, también enviaron un reclamo ante la FIFA para colocar en conocimiento de lo que sucede.

DESCENSO-ASCENSO

El tema más preocupante y que puede desenredar este conflicto tiene que ver con el descenso de Destroyers (último en la tabla por el marginamiento de Sport Boys) y el ascenso de Real Santa Cruz (subcampeón de la Copa Simón Bolívar). Jordán mencionó que una solución puede ser que esos elencos jueguen un partido.

“Los culpables de esta crisis es la Federación y ellos que vean la forma de que estos dos equipos sigan, como lo hicieron al instalar un Consejo sin quórum. Ellos tienen que dar la solución”, dijo Jordán, quien mantiene su postura, a nombre de Blooming, de pedir la renuncia de Salinas.

LA TRAGEDIA

En medio del “fuego cruzado” entre los dirigentes, el Sindicato de Futbolistas Profesionales de Bolivia dio a conocer su postura de “recuperar la postura y racionalidad”, y que no permitirá el inicio del torneo sin la participación de todos los afiliados a la División Profesional. Esta declaración salió al paso frente a la amenaza de arrancar el campeonato con sólo los clubes que se registren entre el lunes 13 y el miércoles 15 como estableció un comunicado de la FBF.

David Paniagua, secretario General de la agremiación, leyó una carta que llevaba el título de “La tragedia de nuestro fútbol”, donde hizo un resumen de sus pedidos en estos años y criticó la actitud que ha tenido la dirigencia, a quienes responsabiliza de la actual crisis.