Por conflictos, Terminal perdió más de 80% de sus ingresos

Para compensar la baja del turismo del interior del país hacia Tarija, se busca difundir las bondades que brindan el departamento y la ciudad en el norte argentino

El lunes 21 de octubre, un día después de las elecciones nacionales empezó la convulsión en el país y significó una casi total paralización del movimiento de pasajeros vía terrestre, se suspendieron los viajes desde esa fecha hasta el 10 y 11 de noviembre; fueron casi 20 días en los cuales la Terminal de Buses de Tarija sufrió una pérdida de más del 80 por ciento de sus ingresos normales por venta de uso de terminal y los demás servicios que ofrece, informó el director de esta entidad, Javier Ochoa Castillo.

Ingresos

Recordó que normalmente por venta de boletos se tiene un ingreso mensual de más o menos 150.000 a 160.000 bolivianos, pero en esos días no llegaron a recaudar ni siquiera 30.000, “una merma importante de lo que ingresa en estos meses que son de alta demanda del servicio que ofrece la terminal”, agregó.

Por otra parte, se tiene alrededor de 1.500 a 2.000 pasajeros por día y en época alta aumenta a 2.500 casi 3.000. Al momento, las salidas al occidente del país; Oruro, Cochabamba y La Paz están cerradas, esporádicamente existen algunas al oriente, no del todo regular, pero tiende a la normalidad.

“Esto va a seguir así mientras no se resuelva el tema político en el que estamos sometidos -sostuvo- seguirá el problema, yo creo que este efecto va a tener consecuencias, estamos a unos 40 días de fin de año y será muy difícil recomponer el flujo de pasajeros porque incluso las mismas familias deben estar pensando buscar otros destinos porque Tarija es un punto bastante lejano y complicado de llegar en estos momentos”.

Por esta razón, apuntó que desde Gobierno Municipal se implementa una política de difusión de los atractivos turísticos tarijeños en el norte y noroeste argentino, en Salta y Jujuy, para de alguna manera compensar el turismo interno que se tenía de oriente y occidente de Bolivia, además de coordinar con otras instancias que tienen que ver con el turismo como es la Gobernación y otras unidades del Estado.

Existen 28 empresas interdepartamentales que operan en la Terminal de Buses y todas están abiertas, además de unas seis compañías de transporte interprovincial en pequeños vehículos que llevan pasajeros, que también trabajan normalmente y cumplieron con sus obligaciones a pesar de los conflictos. Se tuvo conversaciones con ellos para implementar algunas prórrogas para que estén al día en el pago de sus obligaciones.

“Hemos recibido instrucciones del Alcalde para poder en conjunto sobrellevar estos momentos difíciles tanto para ellos como para nosotros –afirmó- si ellos no operan nosotros tampoco podemos cobrar por nuestros servicios y si nosotros no podemos cobrar ellos tampoco pueden vender, entonces es un tema que en buen ahonda nos hemos juntado y hemos decidido darles algunas prórrogas en el pago de sus obligaciones para que puedan recomponerse”.

EL APUNTE

Operadores prevén baja de visitantes

A causa de la crisis que vivió el país durante tres semanas, uno de los sectores que se vio drásticamente afectado fue el turismo, se prevé una baja significativa de visitantes para las fiestas de fin de año, además que se suspendieron las giras de promoción que suelen realizarse a nivel nacional e internacional, además que la falta de autoridades en el Ministerio del ramo paraliza cualquier proyecto que se busque implementar.

La vicepresidente de la Asociación de la Cámara de Operadores de Turismo Receptivo (Acotur), Raquel Durán, apuntó que durante este tiempo virtualmente no hubo un solo turista, los conflictos hicieron que se vea al país como un destino inseguro, no se tienen las garantías para velar por la integridad del viajero y “eso afectó bastante todos los destinos”.

Adelantó que por esta razón el flujo de visitantes se reducirá bastante para fin de año, la falta de autoridades ministeriales en el rubro complica las cosas porque no pueden hacer nada, por lo que apeló a las direcciones de la Gobernación y el Gobierno Municipal para realizar las promociones e invitaciones a los otros departamentos.

“Ahora es tarde para vender fin de año –dijo- pero por lo menos para carnaval vamos a potenciarnos, es un buen momento para hacer promoción turística a nivel nacional y vender nuestro carnaval”.