Policía rescata a joven chileno secuestrado

La Policía Boliviana logró en Cochabamba el rescate de un joven chileno, de 24 años de edad, que fue secuestrado en el norte de su país y trasladado hacia Bolivia donde fue torturado, para extorsionar a su familia, reportó radio Pío XII de la Red ERBOL.

Cinco personas, cuatro de nacionalidad boliviana y un colombiano, fueron detenidas por este caso. 

Según el informe de la Policía y el Ministro de Gobierno, el joven chileno, identificado como Robinson C. C. C., fue secuestrado en Iquique el pasado 26 de diciembre.

Luego, a través de pasos no autorizados, los delincuentes llevaron al chileno a territorio boliviano, donde llegaron a la localidad de Sabaya, en el departamento de Oruro. Dicha región es conocida por la protección de sus habitantes al contrabando.

En Sabaya, la víctima sufrió torturas con golpes contundentes y descargas eléctricas. Las torturas fueron filmadas por los secuestradores, para enviar los videos a la familia de la víctima, y pedirle 10 millones de pesos chilenos (unos 20 mil dólares) a cambio de devolverlo con vida.

La Policía informó que la denuncia fue recibida el pasado 31 de diciembre, a través de un medio virtual, cuando familiares de la víctima se pudieron contactar para dar a conocer el caso.

La familia había depositado cinco mil dólares a nombre de la autora intelectual del secuestro, identificada como Mayra Helen Pereyra Céspedes. La Policía siguió el rastro y pudo encontrar a la víctima y sus secuestradores.

La autora intelectual fue detenida, además de otras cuatro personas: Rodrigo Tazola Mamani y Giovani Orajales Silva (colombiano), ambos custodios del secuestrado; y los cómplices Diana Laura Soria y Yordi Marca Calle.

Según el comandante policial, coronel Rómulo Delgado, la captura de los delincuentes se realizó en la calle San Martín de Cochabamba, después de que se detectó a la víctima con uno de los secuestradores.

El ministro Carlos Romero felicitó a la Policía por su profesionalidad y eficiencia, al haber logrado el rescate pocas horas después de conocer el caso.