Perú: Alan García confirma asistencia a interrogatorio

El ex presidente neoliberal peruano Alan García confirmó el viernes su asistencia a declarar ante un fiscal de lavado de activos, mientras otro ex mandatario, Ollanta Humala, rechazó acusaciones de una polémica comisión parlamentaria investigadora.

 

El drástico fiscal José Pérez, que la semana pasada envió a prisión preventiva por 36 meses a la líder neoliberal Keiko Fujimori, tiene también bajo investigación a García, en ambos casos por lavado de activos.

 

Pérez fijó para el 15 de noviembre el interrogatorio, referido a la construcción de un tramo del Metro de Lima, contrato por el que la empresa Odebrecht reconoció que pagó sobornos por 24 millones de dólares bajo el último Gobierno de García (2006-11).

 

El abogado de García, Erasmo Reina, aseguró que su cliente, que reside en España, asistirá a la audiencia, aunque en días pasados sostuvo que la decisión de Pérez de encarcelar a Fujimori, su aliada, fue decidida por el Gobierno.

Condicionó, sin embargo, la asistencia del ex gobernante, al señalar que se presentará ‘en la medida en que se desarrolle la investigación en el debido proceso, con objetividad, al margen de cualquier arbitrariedad’.

 

Críticos de García señalan que sus acusaciones al Gobierno apuntan a crear condiciones para cuestionar la imparcialidad de la justicia y posteriormente buscar asilo en el exterior.

El fiscal Pérez, trascendió, indaga sobre el destino de 14 millones de dólares de los sobornos pagados por Odebrecht, pues funcionarios de tercer rango para abajo detenidos por cobrar coimas, solo recibieron 10 millones, siendo obvio que el monto faltante fue para alguien de mayor rango, lo que solo encaja con García y quien fuera su ministro de Transportes y Comunicaciones, Enrique Cornejo.

 

La sola mención hecha por el congresista Manuel Dammert de cuentas en Andorra, donde recibieron las coimas los ex funcionarios del Gobierno de García, motivó ayer un verdadero escándalo en el Congreso de la República.

 

Legisladores del partido Aprista exigieron que retire la supuesta ofensa, a lo que Dammert se negó y la dirección neoliberal del órgano legislativo, integrada por elementos de Fuerza Popular (FP), partido de Fujimori, propuso suspenderlo por 120 días.

De otro lado, el ex mandatario Ollanta Humala rechazó el informe de una comisión parlamentaria bajo control del fujimorismo, que inculpó a ex gobernantes como él -investigado también por posible lavado de activos-, ex funcionarios y particulares, por diversos delitos relacionados supuestamente con sobornos brasileños.