Para evitar el contrabando, reducen GLP en fronteras

Se disminuyó el cupo para la venta de garrafas de gas a las familias que viven en ciudades fronterizas de Tarija, en este caso, Yacuiba y Bermejo. La medida aplicada por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) obedece a una política para frenar el contrabando de este producto hacia el vecino país.

Sucede que, con la devaluación de la moneda argentina, el contrabando de Gas Licuado de Petróleo (GLP), que se comercializa en garrafas, aumentó. Eso motivó controles en puntos limítrofes, pero además a tomar otro tipo de medidas.

En ese sentido, el gerente Distrital de la ANH en Tarija, Oscar Guillén, explicó que el contrabando es un tema complicado, más cuando se trata de fronteras amplías. Es así que se tiene problemas en Yacuiba y Bermejo, lugares donde se da con mayor frecuencia ese acto ilícito.

El funcionario expresó que, pese a existir el gas domiciliario, sigue la demanda de GLP, pero eso es por las intenciones que tiene la gente de llevarlo al contrabando. Es así que se programaron controles periódicos de manera conjunta con la Policía Nacional y el Ejército. Mediante esas actividades se verificó que todavía sigue el flagelo de esa actividad ilícita.

Ante esa situación, se determinó hacer una regulación en los volúmenes de venta, en Yacuiba y Bermejo solo se vende hasta dos garrafas por familia, eso permitió que se reduzca la cantidad del producto que se iba al contrabando.

Para aplicar esa medida se buscó como aliados a las organizaciones sociales, que ayudan en el control al momento de la venta de garrafas de gas. Se coordinan con las distribuidoras para que vayan a un punto de comercialización determinado, de manera que las familias se provean de ese producto.

“Antes adquirían hasta diez garrafas por familia, pero eso se limitó a dos con la ayuda de las organizaciones sociales, comités cívicos, quienes son los que ayudan en esta situación – comentó Guillén – La gente justifica que todos tienen puestos de venta, que todos venden sándwich o pollo, pero en la práctica no se da así”.

El funcionario indicó que aún no pudieron cuantificar el daño económico que genera el contrabando de GLP, pero asegura que se logró disminuirlo con la política aplicada. Antes, cada familia podía acopiar hasta diez garrafas.

Por su parte, el presidente del Comité Cívico de Yacuiba, Raúl Hilarión, indicó que a la fecha no se tuvo problemas de abastecimiento de garrafas, que la gente no se quejó de la disminución del cupo de volumen de ese producto.

El presidente de la Brigada Parlamentaria de Tarija, Henry Chávez, sostuvo que el contrabando del GLP es una de las preocupaciones, tanto del Legislativo y Ejecutivo, por lo cual, en los siguientes meses retomaron las inspecciones en las fronteras de manera conjunta con las instituciones que trabajan en el lugar, como la Aduana Nacional, Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria, Migración y la ANH.

“Como nos estamos haciendo cargo de la Presidencia de la Brigada, vamos a organizar una inspección a las fronteras de Tarija, queremos ver si avanzaron los proyectos que encaminamos el año pasado – comentó el legislador – Vamos a verificar las problemáticas que aún se tienen en los puntos fronterizos. Se conformará una comisión”.

Chávez recordó que desde el año 2017 se inició un recorrido por las fronteras de Tarija, Bermejo y Yacuiba que colindan con Argentina; mientras, Villa Montes con Paraguay. Lugares que tienen una zona limítrofe de varios kilómetros, por lo cual, los controles se dificultan y se debe dar condiciones a los funcionarios que trabajaban en esos lugares.

 

CONTROLES EN LAS FRONTERAS DE TARIJA

 

Oscar Guillén

Antes adquirían hasta diez garrafas por familia, pero eso se limitó a dos con la ayuda de las organizaciones sociales, comités cívicos, que son los que ayudan en esta situación. La gente justifica que todos tienen puestos de venta, pero en la práctica no se da así.

Henry Chávez

Como nos estamos haciendo cargo de la Presidencia de la Brigada, vamos a organizar una inspección a las fronteras de Tarija, queremos ver si avanzaron los proyectos que encaminamos el año pasado. Vamos a verificar las problemáticas que aún se mantienen.