Otra razón para abandonar el tabaco: al dejar de fumar, los pulmones empiezan a regenerarse

Científicos británicos afirman que las personas que habían dejado el tabaquismo enfrentan un riesgo mucho menor de padecer cáncer que los fumadores.

Ilustración de unos pulmones humanos. Katerina Kon / Gettyimages.ru

Científicos británicos han encontrado otro argumento a favor de abandonar el tabaco. Resulta que dejar de fumar no solo ayuda a evitar nuevos daños para el organismo, sino que también despierta un grupo de células nuevas y sanas que parcialmente reemplazan las dañadas y las que son propensas al cáncer, indican los resultados de la reciente investigación publicada en la revista académica Nature.

Un equipo de científicos del University College de Londres (UCL) y Wellcome Trust Sanger Institute analizaron las biopsias pulmonares de un grupo de 16 personas —compuesto de tres fumadores, seis exfumadores, cuatro personas que no habían fumado nunca y tres niños— para cuantificar en función de la edad y comparar las mutaciones que presentan sus células no cancerosas.

Debido a que las mutaciones se desarrollan simplemente por el envejecimiento, las células con cambios genéticos fueron encontradas en todos los participantes, incluidos los que no habían fumado nunca (según los investigadores, nuestras células sanas anualmente acumulan en promedio 22 mutaciones adicionales).

«Nunca es demasiado tarde»

La sorpresa fue que las células no cancerosas de los fumadores y de los exfumadores presentaban diferentes cantidades de mutaciones. En comparación con las personas que todavía fumaban, las personas que habían abandonado el tabaco tenían más de cuatro veces más células pulmonares genéticamente sanas y, por lo tanto, eran menos propensos al riesgo de desarrollar un tumor pulmonar.

«Lo que es tan emocionante de nuestro estudio es que muestra que nunca es demasiado tarde para dejar de fumar», indicó el Dr. Peter Campbell, autor principal del trabajo, en un comunicado publicado en el sitio web del Instituto Wellcome Sanger. «Algunas de las personas en nuestro estudio habían fumado más de 15.000 paquetes de cigarrillos durante su vida, pero a los pocos años de dejarlo muchas de las células que recubren sus vías aéreas no mostraron evidencia de daños por el tabaco», agregó.

Por ahora no se sabe exactamente cuál es el mecanismo que desencadena el reemplazo de las células dañadas, pero una hipótesis sugiere que podría existir un reservorio, donde las células sanas están esperando ‘el momento oportuno’ de emerger.

Tomado de RT