Este 15 de abril, día en que se recuerda los 203 años de la batalla de la Tablada, la población de Tarija lo vive diferente, recluidos en casa, ausente de desfiles, como también la falta de entrega de obras que solía guardarse para estas fechas, debido al confinamiento por el coronavirus (Covid-19) que ya ha paralizado a medio mundo.

Pese a las restricciones de circulación, algunas autoridades departamentales participaron de una ofrenda floral en el monumento de Moto Méndez, para rendir un homenaje simbólico a quienes lucharon el 15 de abril de 1817.

El uso de barbijos y el distanciamiento de persona a persona formaron parte del acto realizado en horas de la mañana.