«No tengo en cuenta las razones parapsicológicas de las derrotas»

El entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde, ironizó este lunes sobre los motivos por los que su equipo pierde algunos partidos como visitante, al asegurar que no repara en las razones «parapsicológicas» de esas derrotas.

«Siempre me pregunto por qué hemos perdido, desde el punto de vista del fútbol. Las razones parapsicológicas no las tengo en cuenta», respondió cuando le preguntaron por la forma en la que a su equipo se le escapó (3-1), en seis minutos, un partido que tenía controlado ante el Levante en el Ciutat de València.

Valverde admitió que, cuando su equipo se derrumba, sin razón aparente, en algunos partidos que disputa fuera de casa «siempre hay el recurso de pensar» que a los jugadores les viene a la mente «lo que pasó en Liverpool o en Roma», pero que él siempre busca razones estríctamente futbolísticas.

«Es cierto que, a principios de temporada, no estuvimos muy bien, sobre todo fuera de casa, pero luego tuvimos un racha de tres partidos seguidos ganando fuera. A ver si lo del Levante se queda en una piedra en el camino y volvemos a ganar fuera como en los anteriores tres partidos», indicó.

Además, Valverde tampoco cree que entre sus jugadores no haya quien tire del carro cuando el partido se tuerce. «¿Si hay falta de liderazgo? Hubiese sido una buena pregunta para hacerla después del Inter, cuando el equipo remontó tras ir perdiendo por 0-1. Este equipo ha remontado muchos resultados adversos», respondió molesto.

El técnico del conjunto azulgrana dijo que tiene «asumido» que cuando se pierde «siempre se mira al entrenador como máximo responsable del equipo» y que también hay «más presión» para el próximo partido.

«Siempre hay marejada y más presión, y eso te obliga a una reacción, incluso cuando no has hecho un partido redondo», manifestó Valverde, consciente de que eso es lo que sentirá este martes en el encuentro de Liga de Campeones ante el Slavia de Praga, un equipo que ya le puso las cosas muy difíciles al Barça en la República Checa (1-2).

«Es un rival que mantiene sus señas de identidad juegue donde juegue. Es lo que ha hecho hasta ahora. Un equipo ofensivo que intenta llegar muchas veces al área rival y con un gran despliegue físico», destacó sobre la escuadra checa.

Ante el Slavia, Valverde no podrá contar con el uruguayo Luis Suárez, quien se lesionó un soleo en Valencia, aunque precisó que «no es una lesión importante» y ni siquiera lo descartó para el encuentro del próximo sábado ante el Celta.

El puesto de Suárez en el once podría ocuparlo Osumane Dembélé, descartado por decisión técnica para el último encuentro liguero. Valverde, sin embargo, no quiso adelantar si el francés volverá a la titularidad.

«Cada uno tiene que buscar su sitio, pelearlo y, cuando juega, luchar por mantenerse. Le pasa a Ansu, a Piqué… y también a Dembélé», se limitó a comentar.

Preguntado por Riqui Puig, una de las joyas de la cantera que ha dejado entrever su deseo de cambiar de aires en el mercado de invierno si sigue sin entrar en los planes del primer equipo, Ernesto Valverde se mostró tranquilo.

«Yo no sé realmente lo que puede pasar en el mercado de invierno. Tenemos mucha gente en el medio campo y eso, claro, es un hándicap. Pero Riqui Puig es un gran talento que seguro que acabará jugando en el Barça, aunque no sé cuando», concluyó.