No aumentan casos en Tarija, pero Yacuiba rompe cuarentena

Debido a un corte de agua y la indisciplina de la población de Yacuiba se incumplió con las medidas de cuarentena que dicto el Gobierno nacional para resguardar la vida de los ciudadanos

El reporte oficial departamental que brindó la Gobernación mostró que hasta el día sábado 28 de marzo a las 17.00 horas se detectaron 357 personas en observación domiciliaria sin síntomas, cinco pacientes sospechosos, cuatro casos descartados y ningún caso positivo en Tarija.

Las medidas de auto de buen Gobierno dictaminadas por el eje central fueron acatadas. No hubo transeúntes en las calles, sin embargo no fue el caso de Yacuiba. Desde la mañana del mismo día, los vecinos reportaron el corte de agua en la zona sureste del municipio.

A causa de la quemadura en una bomba del pozo 2 que alimenta las zonas de Fray Quebracho, Las Delicias, Municipal y el barrio 27 de Mayo en Yacuiba, en el departamento de Tarija, los pobladores no tienen agua en el estado de hacinamiento que determinó el Gobierno Central para evitar los contagios de coronavirus.

Si bien las cisternas de la a Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Yacuiba (EMAPYC) pudo abastecer del líquido elemento, los vecinos cerca de las 14:00 horas no cumplieron las normas de prevención para evitar los contagios y la distancia social fue omitida por completo.

En un video que se subió a un grupo de whatsapp se evidenció una fila de ciudadanos con baldes que no guardaban ni 20 centímetros de distancia, no tenían barbijos ni guantes y no precautelaron su salud. El riesgo que corrieron por sus vidas para llenar los recipientes de agua es un factor que aconsejaron numerosas veces.

El gerente general de EMATYC, Eduardo Ayllón Gumiel, explicó que el conflicto que hubo en la bomba se iba a subsanar hasta finalizar el día sábado, pero la población inició una ráfaga de mensajes por distintos grupos sociales de Internet para presionar que entreguen agua en cisternas. En vista de esta situación, se dispusieron con la ayuda de las brigadas a entregar agua y los vecinos tampoco respetaron la normativa de prevención del coronavirus.

“La gente es bastante indisciplinada cuando se trata de alguna emergencia. No respeta las normas a pesar de que la instructiva de distanciarse. La Policía municipal y la Policía nacional pudieron distribuir el agua. Ya se subsanó el inconveniente técnico de las bombas. Solo fueron cuatro años y si bien la gente estuvo bastante desesperada por el agua no se cortó el cien por ciento. Se subsanó a tiempo de no respetar las normas pertinentes”, manifestó.

Por su parte, indicó que la población no está visualizando la gravedad de la pandemia. Aun no es consciente del peligro que corre en caso no respete la cuarentena y la distancia social de seis pies entre una y otra persona.