Niegan la libertad de Jhiery Fernández por el caso del bebé Alexander

La decisión judicial se dio a conocer después de más de 10 horas de audiencia.

El médico Jhiery Fernández junto a sus padres.

Los jueces del Tribunal Décimo de Sentencia de La Paz, Roberto Mérida y Gladys Guerrero, rechazaron la madrugada de este martes la solicitud de cesación a la detención preventiva del médico Jhiery Fernández, sentenciado a 20 años de cárcel por un delito de “violación” que, según un audio de la jueza Patricia Pacajes, no cometió.

Los familiares, amigos y otras personas que realizaron una vigilia en inmediaciones del Tribunal rompieron en llanto al conocer la decisión judicial.

La defensa del procesado insistió que la sentencia fue dictada de forma amañada y sin elementos suficientes contra el detenido, informó el abogado Cristian Alanes.

Agregó que el Ministerio de Justicia no se presentó en la audiencia, mientras la Fiscalía y la Gobernación se opusieron de manera insistente al pedido de cesación de la detención preventiva. Pero, “nosotros hemos solicitado libertad pura y simple”, aunque al final se ratificó la detención de Fernández, indicó el jurista defensor del sentenciado.

“Lamentablemente se ha rechazado la solicitud de cesación a la detención preventiva (porque) el Tribunal de Sentencia refiere que no se (logró descartar) los riesgos procesales, el audio para ellos no tiene ningún valor”, agregó el abogado, a tiempo de anunciar que ya apeló la determinación.

Fernández llegó pasada las 14.00 del lunes a la audiencia custodiado por varios efectivos policiales; vestía una chamarra negra con un detalle guindo en el costado de las magas, una camisa de color claro y un pantalón jeans.

Aproximadamente a las 16.00, se instaló la audiencia en medio de la protesta de decenas de personas (entre familiares, amistades, médicos y otros profesionales) que llegaron hasta las puertas del Tribunal.

“¡Justicia, carajo!”, “¡Libertad, libertad!”, “¡Jhiery, amigo, el pueblo está contigo!”, arengaron los manifestantes, que tomaron la calle Bolívar del centro paceño, donde está ubicado el Tribunal, e instalaron una vigilia.

Asimismo, mediante varios carteles, calificaron a la justicia boliviana de “corrupta, envilecida y nauseabunda”, además cuestionaron el accionar de los jueces y fiscales (Ramiro Guerrero, Susana Boyán y Edwin Blanco) que conocieron este polémico proceso.

El caso del bebé Alexander dio un giro inesperado después que la semana pasada se reveló un audio en el que la jueza Pacajes (hoy suspendida de sus funciones) dio a conocer que el médico fue encarcelado siendo inocente del delito de violación porque el bebé Alexander, fallecido en noviembre de 2014, no había sido víctima de agresión sexual.

Los jueces Pacajes, Guerrero y Mérida del Tribunal Décimo, en marzo de este año, dictaron 20 años de prisión para Fernández en un juicio que presentó muchas irregularidades como amenazas del Ministerio Público, mal levantamiento de pruebas, parcialización de autoridades judiciales y con una parte coadyuvante que más hizo de acusadora.

Reserva

Este caso fue declarado en reserva desde casi el inicio del proceso investigativo, presuntamente para proteger los derechos del bebé Alexander, por lo que el cuaderno de investigaciones no fue de acceso a los medios de comunicación, y a las audiencias sólo ingresaban las partes.

“Se protegían los derechos del bebé, pero ¿qué con mis derechos?”, cuestionó Fernández.

Pese a que la jueza ya reveló los detalles de cómo se llegó a inculpar al médico y ayer varios funcionarios del Ministerio Público, en una amplia conferencia de prensa, dieron una explicación pormenorizada del caso, la fiscal Boyán pidió que la audiencia de suspensión a la detención de Fernández se realice en reserva.

Por esa razón, los medios de comunicación tuvieron que permanecer fuera de la sala del Tribunal Décimo de Sentencia a la espera de los resultados de uno de los casos que en los últimos tiempos más ha conmocionado a la población.

A las 18.30, los efectivos policiales intentaron desalojar a los reporteros, sin embargo, tras forcejeos y reclamos, los responsables del orden desistieron de su objetivo.

Romel Cardozo llegó a la vigilia

El autor de la grabación del audio de la jueza Pacajes, que permitió que se abra una brecha de esperanza para los sentenciados en este caso, llegó a la vigilia para expresar su respaldo al médico.

Cardozo aseguró que grabó a la ahora suspendida jueza al escuchar el cinismo con el que relataba que había condenado a un inocente y que no existen pruebas científicas en su contra.

Manifestó que no se arrepiente de haberla grabado, porque él también estuvo detenido en la cárcel por un acto de “injusticia”.

El 16 de diciembre de 2014, el médico Fernández fue enviado al penal de San Pedro.

Tomado de ANF