Nahuel y el hombre perdido

–He conocido un hombre que ha venido desde el sur y que me ha contado que el abuelo de su abuelo fue amigo de un tigre.

–¿Amigo de un tigre? ¿Cómo hizo, abuela?

–El amigo de su abuelo era un guerrero mapuche. Una vez al final de una batalla contra los soldados blancos quedó del lado del enemigo. Varios días estuvo escondido entre los pastos sin hacer un solo ruido. Una tarde miró para todas partes y no vio ni soldados mapuches ni guerreros blancos: se había salvado, pero estaba muy lejos de su gente. Caminó todo el día por el desierto y a la noche seguía en tierra extraña. De repente vio dos luces pequeñas. Pensó: “Debe de ser gente que ha prendido fuego” y se alegró. Pero enseguida se dio cuenta de que eran los ojos amarillos de un tigre y los ojos se acercaban. Entonces sintió miedo y tanta soledad que se largó a llorar. Pero el tigre se detuvo y el hombre recordó las historias que le había contado su abuela de cuando la gente y los animales eran amigos.

–Peñí Nahuel –le dijo (que es “hermano tigre” en mapuche)– no me hagas daño.

El tigre lo miró fijo y después hizo un gesto que significaba “Seguime” y el hombre lo siguió.

Caminaron toda la noche y cuando clareó siguieron caminando. Por la noche el tigre le buscó refugio en el hueco de un pehuén mientras él montaba guardia entre las ramas. El tigre cazó para el hombre y comieron compartiendo la comida. Corrieron carreras y se revolcaron en la arena de la orilla de los ríos. El tigre hasta se dejaba acariciar. Una tarde se acercaron a la cordillera. El hombre sintió que el viento traía el humo de las fogatas de su gente. Esa noche durmieron como lo habían hecho durante todo el camino, pero a la mañana el tigre ya no estaba. Y aunque el hombre lo buscó no pudo encontrarlo. “¡Gracias Peñí Nahuel!”. Le gritó al viento que llevó sus palabras hasta los oídos del tigre. Después el hombre caminó y fue a encontrarse con su familia.

–Como vamos a hacer nosotros cuando pare la lluvia, ¿no, abuela?


¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.

Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.

Cada mañana recibirás nuestro newsletter, El Despertador, con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.

También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.

Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.