Murió en un macabro ritual homosexual

Se trata del australiano Jack Chapman, de 28 años que murió en Seattle, Estados Unidos luego de inyectarse grandes cantidades de silicona en los genitales. La sustancia ingresó al torrente sanguíneo y murió.

 

La causa de la muerte de Chapman fue identificada como “síndrome de inyección de silicona” y estaba listado como una de las cuatro causas de su muerte, así como tres causas relacionadas con problemas pulmonares.

El seudónimo del australiano era “Tank Hafertepen” y había publicado fotos de sí mismo con una hinchazón anormal pero orgulloso de ella. Las inyecciones de este tipo pueden conducir a la acumulación de líquido y al sangrado en los pulmones. Todo fue un pedido de su “maestro”.

 

Chapman estaba en una relación homoerótica de maestro-esclavo y vivía en una familia poliamorosa de cinco “cachorros” que eran sumisos al “ Maestro” Dylan Hafertepen. Cada “cachorro” tenían candados en sus collares y tatuajes que se declaraban “Propiedad del Maestro Dylan”.