Mujer degolló a su hija de 10 años en plena calle

Una niña de 10 años fue hallada muerta degollada y cubierta con un cartón entre dos autos en plena vía pública en el barrio porteño de Flores.
Por el macabro hecho fue detenida su mamá, Soledad Angélica Gómez de 48 años, quien poco antes del hallazgo del cuerpo había sido vista con la menor.
El crimen fue descubierto el miércoles, poco después de las 20, en la calle Terrada al 200, casi esquina Bacacay.
La detenida fue identificada a través de una filmación proporcionada por un vecino, en la que se observa cómo la mujer llega al lugar con la nena pero luego se retira sin ella.
“Estaba muy escondida entre medio de los dos autos. Se asomaba, como medio escondida. La nena se quiere salir de entre los autos y ella la vuelve a agarrar”, contó una vecina a Crónica TV.
La policía encontró un cuchillo y el documento de la nena entre las pertenencias de la mujer que fue detenida en Condarco y Yerbal. La infanticida, en aparente tratamiento psiquiátrico, fue llevada a la Comisaría 50.

Las cámaras
Una cámara de seguridad de una vivienda ubicada en la calle Terrada, del barrio porteño de Flores, filmó el momento exacto en que Soledad Angélica Gómez de 48 años, quien caminaba de la mano con su propia hija, la “esconde” entre dos autos y la degolla.
De la mano de enfrente, se ve cómo pasan vecinos que no perciben la atrocidad que la mujer está cometiendo.
En las imágenes, luego de matar a su propia hija, se ve cómo la mujer agarra algo del piso (un cartón) y tapa a su hija que aún agonizaba. Acto seguido se va caminando como si nada.
Un vecino, al percibir que algo había entre los autos, se acerca encontrándose con la dantesca escena. Da aviso al 911 y socorre a la chiquita que posteriormente, perdió la vida.
El padre de la niña:
“Estoy destrozado”
Alfredo, el padre de la nena brutalmente asesinada por su madre en la noche del miércoles en el barrio porteño de Flores, esbozó unas palabras sumido en un profundo dolor. “¿Cómo voy a estar? Como padre estoy quebrado”, confesó.
El hombre es encargado de un edificio en la calle Granadero 56, en el mismo barrio porteño donde se perpetró el horrible crimen de la nena de 10 años.
Alfredo, agregó que en la antesala del homicidio, la mujer “bajó a comprar la comida para la noche, no había nada raro” que hiciera imaginar terrible desenlace.
El hombre también agregó que los hermanos de la chiquita “están llorando amargamente” la pérdida de la nena.
Sobre la relación entre la homicida y Alfredo, se tejieron varias hipótesis desprendidas de los testimonios recavados entre los vecinos. Estos indicaban que la relación entre ambos era complicada, y que de hecho, también lo era la convivencia entre el encargado y los habitantes del edificio.
También se habló de una discusión previa a la salida de la nena y su madre del departamento, algo que el propio Alfredo desmintió.