¿Morir matando? Vocal Gómez dice que los vocales del Tribunal Supremo Electoral son “mercenarios de la democracia” boliviana

    Según Gómez, los cuatro vocales sindicados serían los responsables de q el voto nulo se haya impuesto en las elecciones judiciales realizadas el 16 de octubre de 2011, lo que reflejó ante la sociedad que este proceso electoral haya sido catalogado de fracaso. Lo que no explicó Gómez es por qué razón no hizo esta denuncia antes.

    “En el caso de la doctora Wilma Velasco, vocal del  Sereci (Servicio de Registro Cívico), ella no cumplió con un mandato de la ley, que era el tener el padrón actualizado. El padrón estaba desactualizado y la ley habla de que tiene que estar actualizado para votar. ¿Eso qué significa? Que no haya dobles inscritos, que no haya muertos como jurados, muertos como notarios, que no haya gente muerta que esté habilitada para ir a votar”, señaló.

    Asimismo, denunció a la vocal Dina Chuquimia de haber hecho imprimir una cartilla informativa para las elecciones judiciales en la que, según él, incitaban al voto por el Movimiento Sin Miedo (MSM), pese a que no estaba en juego intereses partidarios. “Incitaba a votar ‘Sin Miedo’, haciendo, digamos, una apología de la campaña del llamado al voto nulo por el MSM. Ésta vocal Dina Chuquimia nos perforó desde adentro”, acusó.

    En medio de una extensa entrevista detallando el supuesto accionar irregular de los cuatro vocales, Gómez calificó a éstos de ‘mercenarios de la democracia en Bolivia’, quienes estarían forjando una ‘tiranía’ dentro del propio Órgano Electoral.

    El vicepresidente del TSE, Wilfredo Ovando, corto en sus respuestas, minimizó las denuncias manifestando que Gómez es libre de realizar cualquier declaración, con la salvedad de que tiene que comprobar todo lo argumentado.

    Mañana lea en El País Plus más detalles de las revelaciones de Gómez y del estado en que se encuentra la investigación por obstaculización de las elecciones en Bermejo en las que él fue acusado por dos vocales del TDE de Tarija.