México cierra el paso a la caravana migrante

Autoridades mexicanas detuvieron intempestivamente el jueves el avance de una nutrida caravana de migrantes centroamericanos cerca de la frontera con Guatemala, provocando un momentáneo caos que llevó a parte de la muchedumbre a huir para evitar ser capturada por agentes de seguridad.

El grupo de cientos de personas, que busca llegar a Estados Unidos, había cruzado desde Guatemala más temprano aprovechando el bajo nivel de las aguas del río Suchiate, ante la mirada vigilante de elementos de la Guardia Nacional mexicana, una policía militarizada de reciente creación.

Pero la tarde del jueves, los migrantes, entre los que viajan padres con sus hijos menores, fueron interceptados mientras transitaban por una carretera tras retomar su camino luego de descansar al mediodía en Frontera Hidalgo, a orillas del Suchiate.

Al ver la intervención de las fuerzas de seguridad que hasta el momento sólo los habían acompañado, algunos migrantes corrieron y escaparon adentrándose entre la vegetación circundante al camino.

Sin embargo, muchos fueron detenidos y subidos en autobuses para ser trasladados aparentemente a estaciones migratorias en la frontera con Guatemala. Autoridades mexicanas no han informado oficialmente a dónde fueron llevados.

México ha cedido a presiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y ha adoptado medidas más restrictivas para reducir la llegada de migrantes que tocan a su puerta.

La actual caravana representa la mayor oleada de personas que busca entrar a México huyendo de la pobreza y la violencia en casa desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador y algunos gobiernos centroamericanos acordaron con Trump contener los flujos de migrantes.