Martín Vizcarra sin comentarios sobre prisión de Kuczynski

El presidente peruano, Martín Vizcarra, se abstuvo ayer de comentar sobre la muy posible ampliación del encierro de su antecesor, Pedro Pablo Kuczynski, tema aplazado para este miércoles por el juez del caso.

En una visita a la región centroandina de Junín, Vizcarra fue preguntado por reporteros sobre el pedido de la fiscalía, de prisión preventiva para Kuczynski hasta por 36 meses de investigaciones.

‘Respetamos decisiones del Poder Judicial y estamos a la espera de lo que diga’, respondió escuetamente el mandatario, que mantiene esa actitud de prescindencia en torno al ex gobernante al que reemplazó tras la renuncia de este, en marzo de 2018.

No es la primera vez que Vizcarra evita responder esta pregunta, pues prefiere dejar todo en manos de la justicia.

El juez del caso, Jorge Chávez, tenía programado tratar ayer la solicitud de la fiscalía, pero la postergó para hoy a pedido de esta y de los abogados de Kuczynski, que demandaron más tiempo para prepararse.

La solicitud de prisión preventiva incluye a la secretaria, Gloria Kisic; y el chofer de Kuczynski, José Bernaola, quienes fueron liberados el lunes tras una audiencia en la que una sala de apelaciones anuló su detención preliminar por 10 días, aplicada el pasado miércoles, pero ratificó la del ex gobernante.

Entretanto, el abogado Julio César Espinoza pronosticó que, considerando anteriores decisiones del juez Chávez, es altamente probable que apruebe la prisión preventiva y, en todo caso, la prisión domiciliaria del ex presidente, por ser mayor de 65 años (tiene 81).

Por su parte, el fiscal coordinador de casos anticorrupción, Rafael Vela, dijo que un trato diferenciado (como el arresto domiciliario) se aplica solo a personas de avanzada edad que no puedan valerse por sí mismos o tengan problemas serios de salud, y Kuczynski goza de buena salud.

Anotó que, de considerarse solo la edad, tampoco tendría que ir a prisión el ex gobernante neoliberal Alejandro Toledo, prófugo en Estados Unidos y acusado de recibir un soborno de al menos 20 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht.

Sobre un reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia que elevó las exigencias para aplicar la prisión preventiva, Vela dijo que la fiscalía respeta las decisiones del máximo tribunal, pero anotó que estas deben interpretarse teniendo en cuenta el contexto.