Los indígenas ya sienten la falta alimentos y salud

La escasez de productos alimenticios mantiene en emergencia a los pueblos indígenas en el departamento de Tarija. Y es que, pese a la ayuda anunciada por el Gobierno Nacional, como los bonos para las personas de la tercera edad, personas con discapacidad y madres con niños en escuela primaria, no cuentan con entidades bancarias cercanas en sus zonas o centros de abastecimiento de alimentos para subsistir, a esto se suma la falta de apoyo sanitario para afrontar un posible contagio de Covid-19.

La cuarentena total determinada por el Gobierno Nacional es acatada de manera estricta en los pueblos indígenas en Tarija, tanto Weenhayek, Guaraní como Tapiete, pero la situación de abastecimiento de alimentos es crítica, según los comunarios.

Manifiesto público

Frente a la emergencia, la Asamblea del Pueblo Guaraní de la zona Yaku Igua, emitió un manifiesto público en el que exigen a las autoridades electas y designadas el cumplimiento de cinco puntos.

Dotación de equipos, materiales e insumos médicos a los centros de salud de todo el municipio de Yacuiba en los tres niveles; dotar de equipos de bioseguridad a los médicos para que puedan atender a pacientes con el Covid-19; dotar de alimentos a la población originaria indígena Guaraní.

“Como organización Guaraní antes las instituciones locales (Gobernación Regional y Gobierno Autónomo Municipal de Yacuiba), pedimos que se haga el relevamiento de datos, estudios socioeconómicos y otros que sean necesarios para viabilizar cualquier tipo de ayuda en beneficio de la comunidad Guaraní del municipio de Yacuiba”, dice el manifiesto.

En otro punto, la Asamblea del Pueblo Guaraní recalca que tomará las medidas sanitarias adecuadas para evitar la propagación de la pandemia en sus territorios, “sin alterar el orden” en el marco de sus usos y costumbres.

Caminatas por horas

Uno de los habitantes del pueblo Weenhayek, Juan Carlos Vásquez, visitó la ciudad de Villa Montes y pidió a las autoridades atención en el tema alimenticio, ya que no pueden llegar hasta los centros de abasto por las distancias y es difícil encontrar productos de primera necesidad, como el pan.

“Es tremenda la situación, no se puede venir a vender por la cuarentena, incluso hasta el tema salud, los médicos no van, pero nadie dice nada, todos a cumplir la ley. Yo vengo de lejos, les pedimos a los militares que nos dejen pasar, pero la necesidad del pueblo a veces nos obliga a no cumplir con la ley, la situación y el hambre nos lleva a esto, yo vengo de recorrer más de 25 kilómetros a pie para comprar algo y ojalá me venda cositas para llevarme algunos víveres”, lamentó.

Los comunarios pidieron a las autoridades regionales y nacionales generar políticas y decretos en favor de este sector, para llevar alimentos a sus hogares. “Ya que los chicos no tienen ni para comer”, dijo, además, recalcó que la región del Chaco está pasando por problemas de sequía y salud.

 

Organizan grupos para colectar víveres

Pese a la falta de atención de las autoridades correspondientes, los habitantes de los pueblos indígenas analizaron las formas para adquirir alimentos de primera necesidad. Para esto, se organizan grupos de cuatro personas para recurrir a “un capitán” de la Policía Nacional, quien, con la autorización de circulación vehicular, asiste a las capitales en los municipios para la compra de productos, así lo informó el dirigente indígena, Andrés Segundo.

“Nuestras comunidades son dispersas, los compañeros están acatando la cuarentena total porque queremos evitar este problema, Diosito no permita que esta enfermedad llegue hasta allá. Nosotros vivimos lejos, mínimamente para llegar hasta Entre Ríos son como 70 kilómetros y solo entran minivans y ellos no están saliendo. Ahora está escaseando los víveres y, por ejemplo, en Villa Montes nos organizamos en grupos de tres o cuatro personas para que los capitanes de la Policía adquieran los alimentos”, aseveró.

Por ahora, esperan respuestas por parte de los alcaldes y autoridades para adquirir ayuda en temas que mantienen en emergencia a los habitantes de estos tres pueblos.