Los celestes paceños recobraron la capacidad de sumar un triunfo

Tras dos fechas sin conocer el dulce sabor de la victoria, el plantel de Bolívar finalmente terminó goleando a Aurora (3-0) el domingo en el estadio Hernando Siles, de La Paz. El encuentro correspondió a la tercera fecha del Campeonato Clausura que regenta la División del Fútbol Profesional Boliviano.

Para los celestes no fue el debut esperado en este torneo, en dos fechas estuvo en el ojo de la tormenta, las críticas estaban a la orden del día, la preocupación del entrenador Alfredo Arias era evidente, pues en dos fechas no habían sumado punto alguno.

Pero como en el fútbol se da la opción de la revancha, los celestes se sacaron la espina del ojo, los jugadores que estaban en el banquillo de los acusados se dieron el gusto de sumar goles, que levantó el ánimo de cada uno de ellos y esperan seguir por la senda de la victoria.

Para Aurora la noche aún está con ellos, ya jugaron tres fechas y no tienen punto alguno, al cuerpo técnico no deja de preocupar este mal momento, pero también es verdad que no cuenta con equipo completo y ello les está pasando la factura, que a la postre puede complicar sus objetivos.

Los celestes paceños mostraron su poder de reacción, los goles se sumaron a partir del minuto 35, tras un grueso error de la defensa visitante, que permitió que Marcos Riquelme presione junto a Felipe Rodríguez quien finalmente consigue anotar el tanto que estaban buscando.

Con el 1 a 0 a su favor el plantel retorna a los camarines con la idea de liquidar el pleito, pero también es verdad que falta mayor trabajo, pensando ya en el partido del jueves por la Copa Sudamericana contra Deportivo Cali en el estadio Hernando Siles, de La Paz.

En el retorno al campo de juego la velocidad fue su mayor aliados, prueba de ello es que a los dos minutos del segundo tiempo el jugador Juan Miguel Callejón se reencuentra con las redes con un golazo de casi 30 minutos, el remate fue directo al arco e hizo ilusionar a los hinchas quienes hoy tuvieron la ventaja de ingresar al escenario deportivo de manera gratuita pero sólo los que vestían los colores del plantel.

La tercera conquista fue anotada a los 53 minutos, mediante Marcos Riquelme, el jugador fue uno de los más movedizos en el campo de juego y se dio el gusto de convertir, no falló el derechazo a media altura del arco que cuidaba David Torrico, quien nada puede hacer ante la potencia con la que fue enviada la pelota. Con el 3 a 0 finalizó el encuentro.