Ley, plantean que donación de órganos ya no sea voluntaria

Imagen ilustrativa sobre trasplante de órganos

Mediante un proyecto de modificación de la Ley 1716 de Donación y Trasplante de Órganos, Células y Tejidos, se busca que ese “acto altruista” ya no sea voluntario, sino que todos los bolivianos lo hagan de manera obligatoria, una vez fallecidos. Los que no estén de acuerdo, podrán hacer conocer su desacuerdo de manera escrita.

A la fecha, la normativa prevé que la persona de manera voluntaria puede registrarse para ser donante. Sin embargo, la lista no avanza ni cubre la demanda existente de pacientes que esperan de un órgano. Por ejemplo, en cuatro años en Tarija se registraron 60 donantes voluntarios, pero los candidatos a un riñón superan los 200, según los datos del Servicio Departamental de Salud (Sedes).

La asambleísta departamental, Lourdes Vaca, explicó que ante esa situación presentaron un proyecto de ley de modificación a la normativa que rige sobre esta temática, porque esperar los registros de manera voluntaria no dio resultado. La decisión está en manos de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia (ALPB).

“En la actualidad la normativa nacional dice que la persona decide ser o no donante de órganos una vez que muera, pero con la modificación de la ley todos serán donantes y, el que no quiera, tiene que pedirlo de manera escrita -comentó la Legisladora- con eso se resuelve de manera estructural el tema de los enfermos renales, que será a través de los trasplantes. En la actualidad se someten a las máquinas, que es una solución momentánea”.

Las estadísticas del Ministerio de Salud muestran que hasta abril del 2019 en Bolivia existían 55 mil personas dispuestas a donar sus órganos para una población de 11 millones de habitantes, 550 personas se encuentran en lista de espera para ser beneficiadas con la donación, principalmente de riñón.

La responsable departamental de Salud Renal, Elena Orihuela, reconoce que faltó promocionar y concientizar más sobre la importancia de donación de órganos, pues, en cuatro años solo se registraron 60 personas.

La médico dice que se debe trabajar más ello, porque Tarija está considerada por el Ministerio de Salud para implementar un centro de trasplante de riñón con donante cadavérico. Entre las alternativas está la Caja Nacional de Salud (CNS) o la Clínica Yapur.

La CNS en el último trimestre del 2018 recibió a una comisión nacional para hacer una evaluación de los elementos mínimos que debe contar un hospital para tal efecto. Para ese entonces, el administrador de esa institución, Roberto Barriga, aseguró que tiene experiencia en ese tipo de cirugías, además que fue presidente de la Sociedad Boliviana de Trasplantes y primer vicepresidente de la Sociedad de Latinoamérica y el Caribe.

Orihuela explica que para darse ese tipo de cirugías, depende principalmente de personal capacitado, porque tiene que ser un cirujano vascular que esté a cargo de esa operación quirúrgica, sin dejar de lado la infraestructura y el equipamiento.

“Con la legislación actual la persona que quiere ser donante solo debe ser menor de 60 años,  dejar sus datos y una firma en oficinas del Servicio Departamental de Salud -comentó Orihuela- a su vez la institución le entrega un carnet de donante voluntario”.

El responsable nacional de Salud Renal, Adolfo Zárate, en abril de este año también dijo que trabajan para modificar la ley, pero a la vez era consciente de hacer un trabajo con la población, porque todavía existen tabúes culturales sobre ese tipo actos.

Para el funcionario, hay un trabajo social que debe ser intensificado, porque donar órganos es solidaridad y un acto humanitario.