Lenín Moreno dice que el apoyo del FMI sigue intacto

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dijo el martes que el Fondo Monetario Internacional continúa apoyando su plan económico a pesar de “dificultades” para cumplir con el acuerdo, en momentos en que el país andino analiza medidas para paliar los efectos de la caída del precio del crudo en su economía.

Ecuador alcanzó en febrero del 2019 un acuerdo con el FMI por unos 4.200 millones de dólares con un programa económico de tres años y esperaba un nuevo desembolso de 348 millones de dólares en marzo, que aún no se ha concretado.

El respaldo del FMI es clave para el país andino en la actual caída de los precios del crudo, una de su principal fuente de ingresos permanentes, que están trastocando los planes del Gobierno para reducir un abultado déficit fiscal y un fuerte endeudamiento externo.

“El Fondo sigue apoyándonos porque sabe perfectamente, que independientemente de las dificultades que hemos tenido, saben todo el empeño que hemos puesto para cumplir con las condiciones que hemos acordado mutuamente”, explicó el mandatario durante una reunión con organizaciones sociales y gremios empresariales.

Moreno agregó que con el envío de tres proyectos de ley a la Asamblea Nacional sobre combate a la corrupción y cambios en las finanzas públicas y el sector monetario, “tendremos cubierto prácticamente las expectativas que tenían esos organismos multilaterales”.

El Fondo Monetario Internacional ha dicho que sigue trabajando con el Gobierno tras concretar una visita técnica el mes pasado.

El equipo económico del Gobierno prepara un paquete de nuevas medidas ante la caída del precio del petróleo, que serían anunciadas el martes.

Subsidio de combustibles

El presidente aún tiene pendiente la eliminación del subsidio a los combustibles, medida que fue derogada en octubre tras violentas protestas de los indígenas y organismos sociales.

“A lo mejor sería oportuno aprovechar el momento para dejar sentado una política que mejore la focalización del subsidio a futuro”, dijo Moreno. “Estamos en un escenario, no digo catastrófico, pero bastante delicado, bastante difícil”, concluyó.