Leer mensajes de WhatsApp no cuenta, lee algo de verdad!

La opción de leer este artículo significa que formas parte de un grupo que cada día se reduce. Diferentes estadísticas muestran que el ser humano lee cada día menos y a pesar de que como padres ponemos mucho valor a que nuestros hijos aprendan a leer y escribir bien, muy pocas personas se ocupan de leer después que han terminado sus estudios. En Holanda, estos últimos cinco años, el porcentaje de personas que lee diariamente en un periódico ha bajado de 65% al 49% y de revistas de 21% al 11%.
Hay buenas razones para leer. Leer activa tu cerebro, te ayuda resolver problemas y tener nuevas ideas, mejora tu ortografía, ayuda a formar una buena visión del mundo, te inspira y mejora tu imaginación.
Leer todo un libro, todo un artículo o sentarse tranquilo para leer el periódico se ha vuelto muy especial para muchas personas. La televisión con programas disponibles a cualquier hora del día, Facebook con fotos y videos, Whatsapp, Twitter, Vine, etc., han hecho que mucho no queramos poner esfuerzo a las cosas que no den entretenimiento instantáneo. No se ha investigado pero un video de un gato cayendo del techo al intentar cazar un pájaro atrae más que un artículo con temas de nuestro entorno.
Hay otra razón para leer más. Se ha mostrado que las personas exitosas leen más que las personas promedio. Gracias a los libros ellos tienen la capacidad de enfocarse mejor sin distracciones y así logran analizar mejor un problema para darle una solución. También se demostró que estas personas no pierden el tiempo. Si ellos están obligados a esperar en una fila o sala de espera, ellos leen un libro, revista o periódico. Así toman ventaja de aprender algo. Estas personas exitosas raras veces pierden el tiempo en videos inútiles.
¿Quieres enriquecer tu vida? Lleva un libro o una revista, o cárgala en tu teléfono si sabes que tienes que esperar. Leer te ayuda a relajarte y moverte a un mundo diferente. Leer una biografía de un famoso o una novela mejora tu salud y reduce el estrés en las filas burocráticas.

*Arnold Hagens, Magíster en Negocios Internacionales