Laia Sanz va con todo al Dakar, pese a volver de una infección

La motociclista española Laia Sanz (KTM) afrontará su noveno Dakar con el objetivo de continuar su récord de cero abandonos en las ocho ediciones del rally en las que ha participado anteriormente.

Laia Sanz (Corbera de Llobregat, 1985) no se rinde nunca. Ni siquiera este año, tras sufrir una doble infección vírico-bacteriana que le impidió completar su programa 100% enfocado a los rallies tras sus años en el Mundial de Enduro. La catalana no llega a su noveno Dakar como acostumbra ni como le gustaría. Se muestra precavida, cautelosa, pero en el pasado ha dado sorpresas inesperadas y en un raid como este, cada jornada puede dar un vuelco a la realidad.

“No ha salido el plan, porque sí que fue un muy buen Dakar, luego fui a Merzouga, que también fue un muy buen entreno. Pero luego a partir de agosto, no estaba bien, me perdí los rallies del verano, los seis días de Enduro, el rally de Marruecos…. He tenido que sacrificar toda la temporada y casi el Dakar, así que contenta ahora de volver ya a la moto”, reconoce Sanz a Motorsport.com.

La española ha alargado su preparación más de lo que acostumbra, utilizando el mes de diciembre como trampolín final para sumar kilómetros perdidos en mitad de su enfermedad

Ante un Dakar que solo pisará territorio peruano, pero que amenaza con provocar decenas de abandonos en los primeros días, como se demostró en 2018, Sanz cree que su cuerpo agradecerá menos días de competición, pero avisa de que la intensidad será elevada.

“Toqué la moto en noviembre para la sesión de fotos y vídeo del equipo, pero no me encontraba bien todavía. La cogí, pero luego estuve unos cuantos días hasta volver a tocarla, hasta diciembre, de hecho. No estoy todavía a tope, pero sí estoy bastante mejor”.

“Significa mucho haber terminado todas mis participaciones, porque el Dakar es una carrera muy dura y muy difícil de completar por lo imprevisible que resulta. Pueden pasar mil cosas, averías mecánicas, caídas… Haberlo logrado cada año es brutal”, afirmó Sanz.

La catalana recordó que en los últimos cinco años siempre ha terminado entre los veinte primeros, incluido el noveno puesto de 2015, que es la mejor marca de una mujer en la categoría de motos del Dakar.

“Es decir, en un muy buen nivel. Espero seguir con esta buena racha”, apuntó Sanz, que esta vez llega al rally algo mermada por una infección digestiva que la mantuvo los últimos meses en reposo.

Entre los pilotos de motos en activo del Dakar, ninguno ha terminado ocho veces seguidas la gran carrera, que este año se desarrollará íntegramente en Perú.

Sus ocho participaciones consecutivas colocan a Laia Sanz en el exclusivo ramillete de los pilotos punteros con más experiencia en moto en la prueba, tras el paso del francés Cyril Despres a los coches y la retirada del español Marc Coma, que ejerció de director deportivo de la misma en las tres últimas ediciones.

El piloto más experto del Dakar 2019 es el motociclista portugués Paulo Gonçalves (Honda), que vuelve a la carrera tras perderse la edición de 2018 por lesión y suma once participaciones.

Con diez 10 participaciones está el español Joan Pedrero, pero con tres abandonos, mientras que otro eslovaco, Stefan Svitko, tiene nueve, también con tres retiradas.