Lácteos bajos en grasa

Son una fuente de proteínas, calcio, potasio, fósforo y varias vitaminas.

Camilo Andrade  Nutricionista

Una revisión sistémica indica que el consumo de productos lácteos bajos de grasa en la infancia no es necesariamente mejor en comparación con el de los que contienen toda la grasa, los denominados enteros. El trabajo, publicado en la revista ‘Advances in Nutrition’, consintió en una revisión de 29 estudios de todo el mundo que examinó el consumo de productos lácteos enteros en niños y la principal conclusión es que no existe un vínculo claro entre el consumo de productos lácteos enteros y el aumento de peso, colesterol alto o presión arterial alta en los niños.

A tomar en cuenta
Eso sí, la mayoría de los estudios analizados eran observacionales y se echó en falta ensayos de buena calidad. Las pautas dietéticas recomiendan que los niños consuman principalmente productos lácteos bajos en grasa para mantener un peso saludable y una buena salud cardiovascular. Pero los estudios analizados fueron consistentes al informar que los productos lácteos enteros no estaban asociados con mayores niveles de aumento de peso u obesidad.
Los lácteos bajos en grasa generalmente se recomiendan tanto para adultos como para niños mayores de dos años debido a su menor contenido de energía y grasa saturada. Sin embargo, los estudios sugieren que los niños que consumieron productos lácteos bajos en grasa en lugar de grasas enteras en realidad estaban reemplazando esas calorías de la grasa con otros alimentos lo que indica que son menos saciantes e invitan a consumir más de otros alimentos que pueden no ser los más idóneos.
Los lácteos son una buena fuente dietética de nutrientes para un desarrollo saludable

El pase de diapositivas requiere JavaScript.