La Unión Europea acuerda aplazar Brexit hasta enero

La Unión Europea acordó ayer aplazar el Brexit hasta el 31 de enero, en una jornada en la que el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que seguiría adelante con su intento de poner fin a la parálisis política con una elección el 12 de diciembre.

Mientras la programada salida del Reino Unido de la UE el 31 de octubre parece imposible, los políticos británicos aún discuten sobre cómo, cuándo o incluso si el divorcio debería tener lugar.

Horas después de que los 27 países que quedan en la UE respaldaron la prórroga, Johnson intentó forzar una elección anticipada el 12 de diciembre con la esperanza de lograr una mayoría para aprobar el acuerdo de divorcio que ha negociado con Bruselas.

Pero su tercer intento de convocar tal elección reunió solo 299 votos en el Parlamento, por debajo de los 424, o dos tercios de la cámara, que necesitaba.

Después de la votación, Johnson dijo que volvería a intentarlo a través de una ruta legislativa que solo requeriría una mayoría simple.

“No permitiremos que esta parálisis continúe y, de una forma u otra, debemos proceder directamente hacia una elección”, dijo.

Tras casi cuatro años de tortuosas discusiones, Reino Unido sigue dividido por el divorcio. Si bien casi todos los políticos británicos están de acuerdo en que se necesitan elecciones, quieren infligir el máximo daño político a Johnson, que lidera las encuestas de opinión, al evitar que su acuerdo de último minuto sea ratificado antes de la votación.

“Tenemos un gran acuerdo nuevo, y es hora de que los votantes tengan la oportunidad de pronunciarse sobre ese acuerdo, y de reemplazar este Parlamento disfuncional con un nuevo Parlamento que pueda lograr el Brexit para que el país pueda seguir adelante”, sostuvo Johnson.

La salida de Gran Bretaña ya se ha retrasado dos veces, desde el 29 de marzo hasta el 12 de abril, después de que la predecesora de Johnson, Theresa May, no logró ratificar su acuerdo en el Parlamento.

En una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, Johnson aceptó de mala gana la demora acordada en Bruselas, diciendo que bajo la ley británica no tiene otra opción.