La UAJMS decide cerrar gestión académica el 4 de enero de 2020

Las clases se extenderán hasta el 14 de diciembre, para que dos días después empiecen las mesas de exámenes hasta el 4 de enero del 2020, fecha que también finalizará la gestión académica 2019

La Universidad Autónomo Juan Misael Saracho de Tarija (UAJMS) decidió reprogramar su avance académico por dos semanas, eso implica que cerrará la gestión académica el 4 de enero del año 2020. Esa decisión fue dada por la suspensión de clases durante el periodo de paro cívico nacional que duró 21 días.

El conflicto electoral se dio al siguiente día que la población acudió a las urnas para elegir al binomio presidencial de Bolivia, pero fueron dos días después cuando se suspendieron las actividades académicas en apoyo a la manifestación social que denunciaba fraude electoral, que luego terminó con la renuncia de Evo Morales a la presidencia del Estado.

El vicerrector de la UAJMS, Ricardo Colpari, explicó que la propuesta del Rectorado, luego de un análisis, era que las clases de avance académico se extiendan hasta el 7 de diciembre, desde esa fecha hasta el 21 del mismo mes, los exámenes de mesa y la conclusión de la gestión 2019.

Esa propuesta fue rechazada por los estudiantes en el Honorable Consejo Universitario (HCU) realizado el 15 de noviembre. Este sector logró que las clases del calendario rediseñado se extiendan hasta el 14 de diciembre, para que dos días después empiecen las mesas de exámenes hasta el 4 de enero del 2020, fecha que también finalice la gestión académica 2019.

La propuesta estudiantil fue resultado de un Consejo de Dirigentes, instancia que es encabezada por el ejecutivo de la Federación Universitaria Local (FUL), Alberto Quispe, quien en la sesión del HCU reclamó que la propuesta del Rectorado no tomó en cuenta al estamento estudiantil. Otro de los consejeros estudiantiles explicó que la propuesta de su sector tiene su razón de ser, pues, no están dispuestos a que en un corto tiempo se abarrote de exámenes a sus compañeros, porque eso significaría reprobar las materias, como sucedió en una anterior oportunidad.

En cualquiera de los casos, Colpari reconoce que no se recuperará la misma cantidad de días no trabajados, pero a la vez se apoya en que lograrán más del 80 por ciento del avance académico, como lo establecen las normativas universitarias. Incluso, prevé que en algunas asignaturas lleguen a un 90 por ciento.

Colpari dice que uno de los aspectos a favor es que desde que inició el segundo semestre del 2019 no se tuvo ningún día de suspensión de actividades, se trabajó de manera ininterrumpida hasta el día que se decretó el paro. “Cuando se habla de educación, un día de suspensión de actividades no se puede recuperar. Las clases serán hasta el 14 de diciembre, pero se tienen que garantizar un avance superior al 80 por ciento, con lo que obviamente da toda la validez para tomar los exámenes finales -sostuvo el Vicerrector- en todo caso, se trata de mantener la calidad académica. Las normativas dicen que se validará una materia cuando se tenga un avance igual o superior al 80 por c i e n t o ”.

Por su parte, el ejecutivo de la Federación Universitaria de Docentes (FUD), Efraín Torrejón, explicó que la decisión sobre reprogramación de clases pasa por un análisis de las autoridades académicas, de la cual también participa su sector y los estudiantes.

El dirigente explicó que cada carrera tiene sus particularidades, por ello, cada una debe tener un análisis de acuerdo a su realidad. Las fechas que se aprobaron en el Consejo Universitario, son los tiempos topes que tienen las facultades para hacer su reprogramación en su avance académico.