La muerte de Kevin Aguirre, un caso olvidado por la justicia

A casi tres años de la muerte de Kevin, todavía no hay juicio para los agresores

El jueves de comadres es una festividad no grata para la familia Aguirre Roman, ya que mientras se desarrollaba este festejo en una discoteca de la capital tarijeña, en el año 2017, Kevin Aguirre, un joven guardia de seguridad fue golpeado salvajemente por cuatro personas y tras cinco días de la agresión perdió la vida, debido a una sépsis que le provocaron los golpes recibidos en su estómago. Ya pasaron casi tres años desde la muerte del joven y hasta la fecha el caso sigue estancado en el Tribunal Departamental de Justicia.

El 30 de marzo de dicho año, Kevin Aguirre se dirigió a la discoteca La Trinchera, en horas de la noche, puesto que ahí él trabajaba como guardia de seguridad, pero tras varias horas de trabajo se percató que una pareja se encontraba discutiendo afuera del local. Tras ver que el joven agredía a su novia, Kevin se acercó para ayudar a la mujer, empero esto enfureció a la pareja que estaba en estado de ebriedad y en ese momento la mujer a la cual pretendía defender tomó una botella de vidrio y le golpeó en la cabeza.Posteriormente la pareja y sus dos amigos comenzaron a golpear a Kevin y al caer al suelo, los agresores le propinaron golpes de puño y patadas en el estómago. Tras la pelea los cuatro jóvenes se fueron del lugar dejando malherido al guardia.

Al día siguiente Kevin no se sintió bien, ya que sentía un dolor en el estómago y así, tras varios días su estado de salud empeoró, porque al cuarto día tuvo que ser internado. Mientras tanto, el padre de Kevin al tener conocimiento del origen de las heridas y del dolor de su hijo, puso de la denuncia en la Policía contra los cuatro agresores. Al quinto día de haber estado internado Kevin falleció y al ser sometido a un examen médico para determinar la causa de la muerte, el forense determinó que fue por un shock séptico foco abdominal, que fue provocado por los golpes que recibió en el estómago.

El fallecimiento del joven generó en sus padres y amigos un gran dolor y al ver que la Policía se retrasaba en capturar a los agresores, los mismos amigos del guardia realizaron vigilias en las casas de los cuatro implicados. Así, tras ser derivado el caso al Ministerio Público, la institución emitió la orden de aprehensión por el delito de lesión seguida de muerte para las cuatro personas. Horas después los agresores fueron capturados y trasladados a las celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen.

Al concluir la audiencia, varios efectivos policiales tuvieron que proteger a los imputados, ya que alrededor de 300 personas, entre amigos y familiares de la víctima, quisieron hacer justicia con sus propias manos y por esta razón los cuatro jóvenes tuvieron que vestirse de policías para pasar desapercibidos y así poder salir del Tribunal Departamental de Justicia.

Retraso
Tras la determinación de la juez, el caso fue apelado alrededor de 20 veces y de esta manera los imputados fueron beneficiados con la modificación de la medida, la cual consistía en mantener a los imputados con detención domiciliaria pero con el permiso para poder salir de su vivienda a estudiar y a trabajar, mientras dure el proceso.
Esta determinación no fue respetada por los imputados ya que a través de las redes sociales, se los veía en fiestas y en discotecas de la ciudad. La dejadez del juzgado a cargo, por no hacer cumplir lo establecido, generó en la familia de la víctima que realice el seguimiento del proceso
En septiembre del 2017, el Ministerio Público presentó la acusación formal para los cuatro imputados al Juzgado Cautelar Tercero, empero este juzgado no radicó la causa el Tribunal de Sentencia, ya que hasta la fecha no existe una fecha para llevar a juicio el proceso. Por tal razón familiares y amigos de Kevin Aguirre piden a las autoridades del Tribunal departamental de Justicia que den celeridad al proceso.

Similitud al caso de Sebastián Arce
El caso Kevin tiene similitud al caso de Sebastián Arce, el cual semanas atrás generó conmoción en la población tarijeña, ya que el joven fue golpeado por 8 jóvenes oriundos de la ciudad de Sucre afuera de una discoteca de la ciudad de Tarija.
Los golpes causaron a la víctima una muerte cerebral en el momento y días después perdió la vida. Tanto Kevin como Sebastián fueron agredidos de la misma manera y ahora familiares y amigos de esas víctimas piden la máxima condena para sus agresores.