La justicia brasileña ordena que Temer regrese a prisión

El Tribunal Regional Federal de la 2ª Región ordenó este miércoles la vuelta a la prisión del ex presidente de Brasil, Michel Temer, investigado por corrupción y presunto lavado de dinero en el marco de la causa Lava Jato, informó el periódico Folha de Sao Paulo.

Por dos votos a uno, el tribunal revocó el habeas corpus que había presentado la defensa del ex mandatario, y que garantizó su salida de la cárcel de Río de Janeiro, donde se encontraba recluido.

La medida judicial benefició también al coronel João Baptista Lima, acusado de ser operador financiero de Temer, quien el lunes fue imputado por sexta vez por la justicia del país suramericano. Se le acusa por presuntamente comandar una «organización criminal» y «obstruir» las investigaciones en la trama de corrupción conocida como Lava Jato.

Temer se presentará «voluntariamente»

Abordado por un grupo de periodistas que lo aguardaban en la puerta de su casa, en Sao Paulo, el exjefe de Estado adelantó que se presentará «voluntariamente» a la justicia este jueves.

«En primer lugar, la decisión de la justicia se cumple. Segundo punto, claro, yo la considero totalmente equivocada bajo el enfoque jurídico. Yo siempre sostuve que en todas esas cuestiones no hay pruebas. Para mí, fue una sorpresa desagradable, pero mañana me presento voluntariamente «, dijo el ex presidente a los medios de comunicación locales.

Temer, de 78 años, llegó a estar preso a finales de marzo tras ser acusado de liderar una «organización criminal» que desvió, durante 40 años, una cifra total que ronda los 473 millones de dólares, y que fueron destinados a la construcción de la central nuclear Angra 3, en Río de Janeiro.

Sin embargo, cuatro días después, se ordenó su liberación por considerar que la privación de la libertad no respetaba las garantías constitucionales del político, quien estaba siendo juzgado bajo la condición de prisión preventiva.

El ex mandatario de Brasil asumió la Presidencia en agosto de 2016 tras el ‘impeachment’ contra la mandataria Dilma Rousseff, de quien fue vicepresidente, bajo la acusación de manipular las cuentas públicas.