La cara fea de la belleza

Las compañías de cosméticos se hacen inmensamente ricas a costa del sufrimiento de muchas personas que trabajan en minas ilegales en condiciones precarias.

Imagen ilustrativa/

La mica está presente en multitud de cosméticos. Una gran cantidad de este mineral procede de regiones pobres de la India, donde gran parte de la población basa su subsistencia exclusivamente en su extracción en condiciones de semiesclavitud, que incluyen la explotación infantil.

Mientras algunos arriesgan a diario su vida trabajando en minas precarias —de las cuales un 90 % son ilegales—, ciertas familias se hacen inmensamente ricas gracias a la exportación de este material.

Tomado de RT