La batalla por el cuarto senador “explota” en Tarija

El promedio de encuestas publicadas da un senador al MAS y tres a Comunidad Ciudadana, sin embargo el último podría cambiar de color con apenas 1.200 votos. La atención se centra en el duelo Brú – Cardozo en el Chaco

Conferencia del PAN (Foto de Archivo)

Con el padrón electoral en una mano y el promedio de encuestas en la otra la conclusión es inmediata: hay batalla por el cuarto senador en Tarija, más aún si se suma el recuerdo de voto de las elecciones de 2009 y 2014, donde el presidente Evo Morales logró el 51 por ciento de los votos en el departamento. La situación ha obligado a los partidos a extremar y segmentar mucho su campaña para lograr el objetivo sin generar perjuicios en otros campos.

El padrón

El padrón electoral del departamento de Tarija creció en su conjunto un 16 por ciento, pasando de 323.351 personas habilitadas para votar en las elecciones de 2014 a las 377.600 que están en esas condiciones para los comicios del 20 de octubre según los datos dados a conocer por el presidente del Tribunal Electoral Departamental de Tarija, Gustavo Ávila, el pasado 13 de septiembre.

De esta población, Cercado concentra al 46% de los electores en el departamento, un peso relativo que se mantiene respecto a 2014. Igualmente, el Chaco suma 109.319 electores entre sus tres municipios, lo que representa un 28,9 por ciento de la votación, mientras que el resto de los municipios, que se consideraría voto rural, suman un 24,7% de los votos.

Los senadores se eligen en circunscripción departamental tomando en cuenta la votación que suma el candidato a la Presidencia, sin embargo la tendencia de votos en las diferentes regiones viene a condicionar el debate.

En 2014 el MAS ganó en el Chaco con un 60,7% de los votos; un 63% en el resto de las provincias y un 40% en Cercado, donde sí fue la fuerza más votada al repartirse el voto opositor entre Unidad Demócrata y el Partido Demócrata Cristiano (PDC).  El padrón ha crecido, sin embargo los pesos relativos se mantienen entre las tres grandes áreas votantes de Tarija.

Porcentajes

En 2014 el MAS ganó en el Chaco con un 60,7% de los votos; un 63% en el resto de las provincias y un 40% en Cercado

Proyecciones

Sin entrar a analizar metodologías, el promedio  de encuestas publicadas con autorización del Tribunal Supremo Electoral que tienen desagregada la información por departamentos  sitúan en Tarija a Carlos Mesa en el entorno del 40 por ciento, a Evo Morales en el entorno del 26 por ciento y a Óscar Ortiz en el 5 por ciento, dejando al resto de partidos por debajo del 3 por ciento y contando todavía con un amplio número de indecisos.

La proyección de acuerdo al sistema de reparto contemplado en la Ley Electoral, daría tres senadores a Comunidad Ciudadana y uno al Movimiento Al Socialismo, sin embargo el tercer senador de Comunidad Ciudadana apenas sería asignado por 1.200 votos frente al Movimiento Al Socialismo (50.346 frente a 49.088 en el tercer cociente).

El MAS confía en revertir la situación sobre todo en el Chaco y mejorarla en la zona rural, mientras que los contactos en la capital con el Comité Cívico y otros sectores también le han animado. La coordinación de Héctor Arce Zaconeta ha pacificado el MAS Tarija y en esta ocasión, todos parecen apuntar en la misma dirección.

Comunidad Ciudadana, por su parte, confía en el voto útil y en llegar a una mayoría consistente similar a la del referéndum del 21 de febrero, donde Tarija resultó ser el departamento más crítico con Morales donde el 60,12 de los votos le dijeron “no” a la repostulación de Evo Morales. El espaldarazo de Unidad Nacional, que tiene cierta estructura organizada en el departamento de Tarija también puede contribuir al objetivo de Mesa.

Por su parte, Bolivia Dice No, de Óscar Ortiz y Rubén Costas, apoyado en Óscar Montes en Tarija, se coloca lejos de optar por un Senador, al que aspira Lorena Gareca, y para lo que debería acercarse al 20 por ciento de los votos. Por el momento no se contempla un giro inesperado de la campaña ni una intervención más activa de Montes, que ya dejó claro que sus intenciones están ligadas a lo departamental para 2020.

Brú versus Cardozo, el duelo personificado

Que los datos estén tan ajustados en el Senado está íntimamente relacionado al duelo Wilman Cardozo – Carlos Brú por el segundo escaño en la Cámara Alta, dos viejos amigos actualmente enfrentados.

Los rumores de que Cardozo optaría por ser senador para marchar a La Paz sonaban desde 2018, antes de cualquier alianza, y cobraron más fuerza a medida que amagaba con su retirada, pero su nombre se confirmó en la lista de Comunidad Ciudadana el último día de inscripción de candidatos, cinco días después de que Carlos Brú apareciera sorpresivamente en esa misma posición de número dos al senado que los partidos reservan para el Chaco.

La candidatura de Brú fue absolutamente sorpresiva. Luego de perder la alcaldía de Yacuiba ante Ramiro Vallejos – hoy ferviente defensor del MAS pero entonces colgado a la espalda de Wilman Cardozo, que fue inhabilitado en su aspiración de enfrentar a Brú en las urnas, más que de ser alcalde -, Brú fue designado Viceministro de Defensa Civil y luego Cónsul en Salta, una provincia argentina clave para el voto en el exterior. Todas las fuentes en el Chaco consideraban que Brú volvería a pugnar por ser alcalde, sin embargo acabó nominado a Senador.

En 2014 Cardozo ya había demostrado su fuerza electoral en el Chaco al lograr desnudar el voto cruzado en la elección nacional. Mientras el presidente Evo Morales sumó el 60,7 por ciento de los votos en el Chaco, la candidata a la Circunscripción 43, Marcela Vásquez, por quien apostó Cardozo y la acompañó en toda la campaña se impuso con un 48,5 por ciento de los votos, dejando al candidato oficial del MAS, vinculado a Brú, en el 36,04%.

Los tiempos electorales son distintos y Cardozo llega a la elección luego del desgaste obvio que genera, por una vez en su carrera, no ser estrictamente opositor sino aliado a Adrián Oliva. En cualquier caso, el resultado de la batalla será determinante.