Johnson desafiante tras votación del Parlamento

Un desafiante primer ministro británico, Boris Johnson, dijo el sábado que no negociará un nuevo retraso de la salida de Reino Unido desde la Unión Europea, después de que perdió una votación en el Parlamento, lo que significa que está obligado a solicitar un aplazamiento del Brexit.

El Parlamento aprobó, por 322 votos a favor y 306 en contra, una enmienda presentada por Oliver Letwin, antiguo ministro del gabinete conservador, que negó el apoyo al acuerdo del Brexit que Johnson alcanzó con la UE el jueves.

Según la legislación aprobada con anterioridad, esta votación significa que Johnson está obligado a pedirle a la Unión Europea que retrase la salida de Reino Unido más allá de la fecha programada del 31 de octubre.

Pero Johnson ha asegurado repetidas veces que no hará esto y el sábado reiteró esa posición.

“No voy a negociar un retraso con la UE y la ley tampoco me obliga a hacerlo”, dijo Johnson al Parlamento.

“Les diré a nuestros amigos y colegas de la UE exactamente lo que les he dicho a todos los demás en los últimos 88 días en los que he sido primer ministro: que un nuevo retraso sería malo para este país, malo para la Unión Europea y malo para la democracia”.

La Comisión Europea dijo que Reino Unido ahora debe informar al ejecutivo de la UE sobre sus próximos pasos lo antes posible.

El gobierno no realizará el sábado una votación sobre su acuerdo del Brexit como estaba previsto. El Parlamento debatirá y votará el lunes si aprueba el acuerdo de Johnson, dijo el líder de la Cámara de los Comunes, Jacob Rees-Mogg.

Los legisladores celebraron su primera sesión convocada en un sábado desde la guerra de las Malvinas de 1982, mientras cientos de miles de personas se reunieron para marchar hacia el Parlamento y exigir otro referendo sobre la permanencia en la UE.

Enmienda

La enmienda aprobada propone que el Parlamento retrase la decisión sobre si apoya el acuerdo del Brexit hasta que haya ratificado todos los proyectos de ley necesarios para implementarlo.

El primer ministro británico cree que esto se puede lograr para el 31 de octubre. Otros piensan que se necesitaría un breve retraso “técnico” de la salida de Reino Unido desde la UE para aprobar la ley.

Una ley aprobada por los opositores a Boris Johnson le obliga a pedir a la UE un aplazamiento del Brexit hasta el 31 de enero de 2020 si el sábado no obtenía la aprobación de su acuerdo. No obstante, Reino Unido podría salir del bloque el 31 de octubre si el Parlamento aprueba todos los proyectos necesarios antes de esa fecha.