Investigador Cedla: doble aguinaldo no llega a la mayoría

El doble aguinaldo es un beneficio de fin de año que no llega a la mayoría de la población ni resuelve la precariedad creciente del empleo en Bolivia, afirmó el investigador, Bruno Rojas del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).
“Alrededor del 65% de la gente que tiene fuente laboral está en el sector informal y nos está mostrando otra parte de la realidad que hace ver que los beneficios como el segundo aguinaldo no tenga un efecto grande, estamos hablando de un 40% de la población que trabaja que está en calidad de asalariados y en el mundo urbano de casi el 55% (…). De los 250 mil empleados públicos, el 80% podrá cobrar este beneficio”, detalló.
Sin embargo se preguntó ¿qué sucede en el sector privado donde se concentra el grueso de los trabajadores como generador de empleo?, y respondió que hay que ver cómo se hará efectivo el pago del segundo aguinaldo pues los empresarios se han dado formas de relativizar el impacto del doble aguinaldo por la flexibilización laboral.
Observó que el Ministerio de Trabajo no tiene la capacidad de controlar el cumplimiento del pago del segundo aguinaldo pues en su base de datos cuenta 30 mil empresas a las que puede seguir a través de las planillas, pero en Fundempresa están registradas más 300 mil, lo cual muestra una diferencia muy grande.
“El gran problema es la calidad del empleo, que lamentablemente está en desmejora constante; el año 2011 en las principales ciudades del país, 21 de cada 100 tenía un empleo precario; el 2014 llegó al 52%, entonces estamos hablando que se generan empleos de este tipo, y frente a eso no hay políticas”, aseguró.
Según el investigador, el impacto del doble aguinaldo no es el que viene advirtiéndose desde los empresarios.
“En el país continuará la precariedad laboral, el desempleo ha ido creciendo, 9% la tasa de desempleo que afecta a los jóvenes, poco más del 10% que afecta a las mujeres y esto nos está mostrando que estamos frente a una seria crisis del empleo y en ese contexto, el impacto del beneficio del doble aguinaldo es relativo”, explicó.
Desde 1985 y el decreto supremo 21060 -dijo el investigador- se profundizó la flexibilización laboral a pesar que el Gobierno de Evo Morales diga que se abrogó. “No es cierto porque esas prácticas de flexibilizar los contratos, que no todos tengan contratos indefinidos sino solo contratos de tiempo temporal, consultorías a través del estatuto del funcionario público o subcontratación se han ido extendiendo hasta ahora”, sostuvo.
Mencionó que investigaciones realizadas por el Cedla entre 2012 y 2013 permiten señalar que el 67% de los jóvenes de La Paz y El Alto tenían contratos laborales temporales, el 92% en La Paz y el 98% en El Alto, mientras que el 70% de las mujeres están en el sector informal como vendedoras u otros oficios.