Instituciones definirán futuro del Comité Cívico de Tarija

Instituciones de Tarija fueron convocadas por los past presidentes del Comité Cívico Departamental a un Ampliado de Emergencia, esto luego de la reunión que sostuvo el actual presidente de la casa cívica, Carlos Dávila, con el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma el pasado viernes 13 de septiembre. El objetivo de la reunión es definir el futuro de la entidad.

Una serie de críticas invadió las redes sociales después que diferentes medios de comunicación publicaran las fotos y las conclusiones de la reunión sostenida entre cívicos y el Gobierno nacional.

Los past presidentes pidieron la inmediata destitución de Dávila, sin embargo, también hubo otro grupo que aplaudió el acercamiento para buscar la conclusión de obras en beneficio de la población, sin importar el color político. Los cívicos de Tarija, durante los últimos 14 años, no se reunieron con el Primer Mandatario, y el actual encuentro se dio a menos de un mes de las elecciones nacionales del 20 de octubre.

Ambas situaciones alertaron a la oposición. Los exdirigentes, Walter Mogro, Patricia Galarza, Juan Carlos Ramos y otros personajes -que se vistieron de la bandera rojo y blanco en las numerosas manifestaciones en contra de la repostulación de Evo Morales y Álvaro García Linera, contra las elecciones de octubre y contra las acciones del Gobierno nacional en torno a la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Tariquía- no estuvieron de acuerdo en que la actual directiva pacte y rompa una barrera con el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) sin antes responder por las demandas pendientes.

Las molestias que expresaron algunos ciudadanos en las redes sociales, sobre esta reunión, es porque no se tocaron los temas que eran de interés de la sociedad, como la variante Canaletas-Entre Ríos. Sin embargo, el militante de base del MAS, Nelson Aguilar, indicó que aquellas personas que no están de acuerdo con la reunión son las que no quieren que el departamento vaya hacia adelante.

Un acercamiento entre partes conlleva a una conciliación y abre la posibilidad de negociación, para que al final los beneficiados sean los ciudadanos”, indicó.

En la reunión se acordó que el Gobierno aportará recursos para la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de San Luis -un compromiso que se arrastra desde el 2016-, centros de salud, la construcción de la unidad educativa La Salle Convenio con inversión de la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), evaluar Sistema Interconectado Nacional (SIN) con la presencia del Viceministerio de Energía y la Empresa Nacional de Energía (Ende), también la visita de la ministra de Salud, Gabriela Montaño, para resolver la problemática del Sistema Único de Salud (SUS) y la presencia del ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce Catacora, para la conciliación de cuentas con la Gobernación.

 

Manifiesto en contra de la reunión con Morales

El expresidente del Comité Cívico Departamental, Juan Carlos Ramos, indicó que se convocó a varias instituciones para que se reúnan a inicio de semana para analizar el acercamiento entre la actual directiva cívica con el presidente Evo Morales Ayma. Anunció que el lunes por la mañana aquellos integrantes de la casa cívica que rechazan esta acción se concentrarán en la plaza principal Luis de Fuentes y Vargas, para realizar un pronunciamiento y leer de manera pública su Manifiesto.

“Ya hemos invitado a varias instituciones que nos están por confirmar su presencia para que se determinen las acciones y se llame a un ampliado”, expresó Ramos. Hasta el cierre de esta edición, cinco instituciones convocarán una Asamblea de la Tarijeñidad. Esta asamblea se encuentra en una escala menor de la jerarquía que tiene el Congreso de la Tarijeñidad, en el marco del Estatuto Cívico y tiene la potestad, por sobre el directorio, de tomar decisiones.

En esta oportunidad se le exigirá al directorio hacerse responsable de sus acciones, además de emitir un informe sobre en consenso con el Gobierno. Caso contrario también tomar acciones, en el marco del Estatuto, como una destitución.