Inflamación de senos nasales

Una patología muy común en nuestro medio

Elías Vidaurre  Médico

La inflamación de los senos nasales puede ser causada por una bacteria o un virus, o bien por resfríos mal curados. Estas cavidades son pequeños huecos llenos de aire; se dividen en senos frontales (están en la parte frontal del cráneo, situados encima de la nariz, es decir, en la frente), senos etmoidales (se sitúan en los laterales de la nariz, entre los huesos) y senos maxilares (localizados en las mejillas).

Conociendo más
El doctor Elías Vidaurre explica que en situaciones normales, el aire pasa a través de los senos sin problema; sin embargo, las personas que tienen esta inflamación pueden llegar a tener una sinusitis, pues tienen bloqueados estos espacios y sufren molestias y dificultades a la hora de respirar. “El exceso de moco y el bloqueo de las aberturas paranasales hacen que las bacterias y otros microorganismos puedan reproducirse más fácilmente y provocar sinusitis”, comenta.
El doctor explica que en una sinusitis aguda, estos síntomas suelen aparecer tras el séptimo día de un resfriado que no ha mejorado o que incluso ha empeorado. En el caso de una sinusitis crónica, los síntomas son los mismos, aunque más leves. “Aunque no es frecuente que se produzcan complicaciones, una sinusitis puede provocar absceso, que es la aparición de pus en una zona determinada que causa dolor e inflamación”, sostiene.
Asimismo indica que las principales causas que provocan la segregación de moco y el taponamiento de los senos paranasales son: Los cilios o vellos que se sitúan en el interior de las aberturas paranasales los cuales no logran sacar el moco debido a alguna afección. Un espolón óseo nasal, el tabique desviado o la presencia de pólipos nasales que bloquean los senos paranasales y finalmente las alergias y resfriados que provocan una secreción excesiva de moco.