Identifican dificultades en aplicación de sistema de seguridad para surtidores

    El presidente de la Asociación de Surtidores de Tarija (Asosur), Adrián Villanueva, explicó que para que el B-Sisa pueda ser implementado se instala una antena en cada estación de servicio y que también se prevé colocar en los parabrisas de los vehículos un adhesivo que tendrá un chip (tack), el que contendrá datos del motorizado y del propietario.
    Una de los principales problemas para la aplicación de este sistema es que en las provincias la mayoría de las estaciones de servicio no cuenta con un sistema computarizado de atención al público, por lo que no podrán funcionar las antenas ni se podrá revisar los datos.
    Otra dificultad es la deficiencia en el servicio de internet que se tiene en el país y también lo que pasará con los motorizados que ingresen de otros países, puesto que no estarán registrados en el sistema.
    Villanueva dijo que se sacará una foto a la movilidad y que ésta estará registrada en el sistema de seguridad, junto al resto de los datos, incluyendo el Número de Identificación Tributaria (NIT), para la correspondiente facturación.
    Este sistema actúa en el momento en que el vehículo ingresa al surtidor, la antena detecta los datos en el chip que está en el adhesivo y lo revisa en el sistema, primero accederá para que pueda cargar combustible, luego de manera directa imprimirá la factura con el monto del combustible comprado.
    El dirigente de los propietarios de surtidores dijo que la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) habría indicado que se pretende aplicar este nuevo sistema para conocer qué cantidad de combustible y cuántas veces carga el mismo vehículo, con la intención de intensificar los controles y evitar que el combustible se vaya para el contrabando y el narcotráfico. “Al momento, se tiene un avance del 65 por ciento en la instalación de las antenas en los surtidores del país”, explicó.
    Éste y otros temas serán analizados en la directiva nacional de Asosur, de la que forma parte Tarija, y se pretende la emisión de un decreto supremo para regular la construcción de las estaciones de servicio de líquidos y Gas Natural Vehicular (GNV).