Hong Kong cierra otro fin de semana violento

Tras algunos días de tensa calma, Hong Kong (sur de China) cerró ayer otro fin de semana con manifestaciones que igualmente se tornaron violentas y requirieron de medidas policiales usadas en situación de disturbios.

Un comunicado oficial precisó que las fuerzas del orden respondieron con gases lacrimógenos para dispersar a grupos de enmascarados que confrontaron a los uniformados e incurrieron en acciones peligrosas para la seguridad pública.

También se reportó los ataques a tiendas y restaurantes, así como el bloqueo de varias avenidas con barricadas.

Los actos conllevaron a lanzar una advertencia a la ciudadanía para que se mantuviera alejada de las zonas de choques y al cierre de algunas estaciones de metro.

Además, la policía procedió con arrestos.

Luego de una radicalización de las protestas a mediados del mes pasado, Hong Kong vio un descenso de la violencia e incluso celebró hace una semana elecciones a nivel de distrito sin interrupciones.

Los hechos de este domingo evidencian un regreso a la agitación que por casi seis meses perturba la vida socioeconómica de la llamada Perla del Oriente y la empujó hacia la recesión.

Más de cinco mil individuos fueron arrestados en medio de una crisis que empeoró recientemente y se ramifican las acciones de corte extremista alentadas por pronunciamientos y maniobras injerencistas de fuerzas extranjeras, según indican medios locales.