Hija de Laura Bozzo se destapa para Playboy

    “Al principio, a mi mamá le costó trabajo aceptar la idea de que hiciera algo así, pero al final cedió porque se dio cuenta de que era algo que realmente yo quería. Siempre me gustó la idea de hacer fotos. Me encantó la idea de posar para Playboy”, comentó Alejandra.
     “¿Si me siento sexy? ¡Claro! Tiene que ver con mi autoestima… Las críticas a veces son muy duras. No soy mi mamá, pero he visto a través de ella que hay gente muy envidiosa. Pero ella sabe defenderse. De mi madre he aprendido a ser yo misma y que me importe tres caraj… lo que la gente piense”, agregó.
     “Hice mi high school (en Miami), mientras mi mamá estaba arrestada en el Perú. Fue una gran experiencia, a pesar de lo triste que representaba lo que pasó con mi mamá… Me gusta su programa, y ella también dice en casa: ¡Que pase el desgraciado! Es su frase emblemática. Le daré las gracias hasta que me muera”, concluyó.