Grupo de Pruebas de Samsung verifica calidad de los Galaxy

Antes de lanzar cualquier nuevo dispositivo de la serie Galaxy, los técnicos de Samsung realizan numerosas pruebas para garantizar su capacidad para resistir el desgaste de la vida diaria. Los nuevos recursos se someten a pruebas rigurosas para cumplir con las especificaciones, mientras que el dispositivo se coloca en condiciones extremas para determinar su durabilidad. Desde las pruebas de calor hasta las pruebas de caída, el objetivo de Samsung es proteger los dispositivos incluso de lo inesperado.
Para realizar todo tipo de pruebas, Samsung cuenta con una Ciudad Digital en Suwon, Corea del Sur.

Pruebas en cada paso del camino
El Grupo de Pruebas de confiabilidad es responsable de probar los productos móviles y portátiles enviados desde las fábricas de Samsung en Suwon y Gumi, Corea del Sur, incluidas las series de smartphones Galaxy S y Galaxy Note.
En el momento en que se empiezan a tomar las decisiones sobre un nuevo dispositivo o modelo, el Grupo de Prueba inicia su trabajo. Una vez que se determinan las especificaciones y los recursos, el Grupo considera qué partes requieren pruebas y verificación, y el proceso se inicia incluso antes de que los recursos se hayan integrado completamente. Los resultados de las pruebas se envían de inmediato a la división de desarrollo para su mejora. En todo el desarrollo, el grupo de prueba se involucra continuamente en la producción al procesar los comentarios sobre el dispositivo incluso después de su lanzamiento. Se requiere más de una docena de pruebas para validar un producto. Aunque la cantidad varía de un dispositivo a otro, se ponen a prueba miles de modelos antes del lanzamiento.

Laboratorio de calidad de imagen
En esta era de la comunicación visual, las personas buscan aún más formas de expresarse con sus smartphones. Para ayudar a los usuarios a tomar excelentes fotografías, las cámaras de los smartphones Galaxy se someten a evaluaciones cuantitativas y cualitativas para verificar su rendimiento.
La etapa de evaluación cuantitativa mide una gama de criterios que incluyen brillo, claridad de color y ruido de imagen. Al usar fuentes de luz de diferentes intensidades, se simula una amplia gama de condiciones. Se toman fotografías y estas imágenes se evalúan a través de un programa especializado que evalúa las especificaciones de la cámara.
La etapa de evaluación cualitativa reproduce una variedad de entornos con la ayuda de modelos a escala de escenas de la vida real. Estos modelos reproducen espacios interiores y exteriores, como un restaurante o una calle iluminada por luces de neón en la noche. También hay un sistema de luz solar artificial que puede simular diferentes condiciones de iluminación, desde una noche oscura hasta un día brillante.

Laboratorio acústico
Los tonos, la música y las llamadas de voz son solo parte del diverso entorno sonoro que un smartphone producirá y recibirá a lo largo de su vida. Para garantizar la calidad en todos los tipos de sonidos, los dispositivos se prueban en dos cámaras diferentes.
La primera cámara es la anecoica: una sala especial diseñada para eliminar el ruido exterior, de modo que se pueda evaluar la calidad acústica pura. La segunda cámara simula el sonido del smartphone mientras habla por teléfono con diferentes configuraciones: sostener el teléfono junto a su oído, usar un altavoz o audífonos o conectar un auricular Bluetooth.

Pruebas de caídas
Cada una de las muestras de prueba se deja caer desde diferentes alturas, en diferentes ángulos y sobre diferentes tipos de superficies, a menudo repetidamente para probar la robustez del dispositivo contra la tensión.
El laboratorio de pruebas de caída también usa cámaras de alta velocidad para grabar imágenes de los smartphones que se caen y que el equipo puede analizar. Las imágenes les ayudan a comprender cómo cae el dispositivo, el ángulo de caída que tiene el mayor impacto y cuál podría ser la causa de cualquier rotura. Los resultados ayudan a los desarrolladores a proteger los dispositivos contra futuras caídas.

Laboratorio de durabilidad
Muchas personas poseen el mismo dispositivo durante años, por lo que un smartphone debe ser lo suficientemente resistente para soportar el uso diario. Los smartphones Galaxy se colocan en una máquina que los hace rodar para simular el impacto de un teléfono cayendo escaleras abajo desde una altura más baja.
La durabilidad también se prueba con una serie de acciones repetitivas, como presionar los botones, usar las tomas de los auriculares y abrir la bandeja de la tarjeta SIM.

Laboratorio de resistencia al agua
El Grupo de Pruebas realiza pruebas de resistencia al agua de acuerdo con las normas internacionales establecidas por el Código IP.
Las pruebas consisten en simulación de lluvia, chorros de agua e inmersión, cada una de los cuales tiene una clasificación de IP correspondiente. Por ejemplo, un smartphone con clasificación IPX8 puede usarse incluso si ha estado sumergido en 1,5 metros de agua durante 30 minutos, y el laboratorio de pruebas verifica que el dispositivo funciona normalmente.
Galaxy Watch, Gear Sports y Gear Fit2 Pro están diseñados para el uso en natación y requieren otras pruebas para garantizar que cumplen con el estándar de presión atmosférica de 5ATM.