Gobierno y CIDH acuerdan llegada de nuevos expertos para investigar hechos de violencia en Bolivia

Según un documento publicado por el organismo, las nuevas investigaciones serán un seguimiento a la visita que ya realizó la comisión a Bolivia, entre el 22 y 25 de noviembre.

Conflictos en Senkata. Foto: Radio Fides

El Gobierno de Bolivia y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), firmaron un acuerdo para la llegada de un nuevo grupo independiente de expertos Internacionales (GIE) para coadyuvar en las investigaciones sobre los hechos de violencia y violaciones de derechos humanos dentro del contexto electoral registradas entre septiembre y diciembre de 2019.

Según un documento publicado por el organismo, las nuevas investigaciones serán un seguimiento a la visita que ya realizó la comisión a Bolivia, entre el 22 y 25 de noviembre, donde en un informe señalaron que se detectó una serie de violaciones de derechos humanos registrados tras las elecciones fraudulentas, pero el documento presenta varias omisiones y tergiversaciones.

“Constituir de común acuerdo un grupo GIE de derechos humanos, integrados por cuatro personas y designado por la CIDH con la finalidad de apoyar y coadyuvar las acciones iniciadas por el Gobierno de Bolivia, el cual contará con un equipo técnico propio para el desempeño de sus funciones”, se lee en el documento.

La canciller boliviana, Karen Longaric, confirmó la visita de los expertos internaciones para ampliar los informes sobre los hechos trágicos durante el conflicto que se desató tras las elecciones anuladas del pasado 20 de octubre y la posterior renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

“Se trata de una visita “in loco” que tiene el objetivo de ampliar el marco temporal de verificación de la situación de los derechos humanos en el país, incluyendo en su análisis hechos, procesos y factores causales de todo el conflicto”, dijo.

La autoridad remarcó que con este nuevo arribo se busca rectificar el informe preliminar que ya presentó otra comisión de la CIDH, donde en su informe preliminar, califica de “masacre” las muertes en Senkata, pero no menciona que existía una amenaza de atentar contra la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

También el organismo, reporta sobre la presencia de grupos armados que ejercieron violencia durante los días conflictivos que vivió el país, y hace alusión a la “Resistencia Cochala”, pero no menciona al grupo de personas que desalojó por la fuerza a la Policía de Yapacaní y les arrebató sus armas y vehículos, entre otros datos, que según las autoridades se omitieron por la organización internacional.

Tomado de ANF