Gobierno decidirá si vía a San Antonio entra en el POA 2019

La continuidad de la construcción de la ruta Bermejo-San Antonio dependerá del aval del Viceministerio de Inversión Pública, ya que la Gobernación apunta a reinscribir el proyecto pese a estar vigente una restricción de parte del Gobierno para encarar nuevas obras a nivel departamental. Desde Bermejo aún no se tiene una posición oficial para re direccionar la presión social que hasta ahora ha recaído sobre el Gobierno Departamental.

La obra que se inició el año 2007 ha significado un costo que supera los 200 millones de bolivianos, ahora se encuentra en statu quo hasta que el Servicio Departamental de Caminos (Sedeca) cuente con la inscripción de recursos económicos para su continuidad, precisamente 42 millones 146 mil 585 bolivianos con 54 centavos, que contemplan la culminación de señalización y demás obras pendientes desde el kilómetro 16 hasta el puente San Antonio.

La secretaria de Obras Públicas de la Gobernación de Tarija, Ana María Barja, explicó que desde el año pasado se ha restringido la inscripción de proyectos nuevos por parte del Gobierno, pese a una latente necesidad de generar obras y proyectos que atiendan a problemáticas que se tienen en el departamento en marco de la visión de desarrollo que se tiene desde el Ejecutivo departamental.

Es el caso de Bermejo – San Antonio, camino que indicó se pudo avanzar con la empresa que recientemente concluyó su contrato, restando aproximadamente 10 kilómetros por concluir la obra para lo cual se necesita inscribir los recursos. “Necesitamos que nuestra ciudadanía apoye estas gestiones que muchas veces solitariamente las hacemos, hay proyectos nuevos que necesitamos con urgencia puedan ser inscritos, vamos a acudir a las instancias nacionales y esperemos tener buenas noticias”, aseveró Barja.

Dirigentes consultados de Bermejo, que hasta ahora es el municipio que más viene insistiendo por la conclusión de la “Ruta de la Dignidad”, prefirieron no emitir aún un criterio sobre el nuevo reto que afronta la obra, explicaron que habrá un pronunciamiento una vez se tenga una reunión oficial con la representación del Sedeca.

Mientras, el secretario de Gestión Institucional, Rubén Ardaya, explicó que se trata de un proyecto de continuidad y en total el tramo consta de 50 kilómetros, pero faltan nueve por lo que esperan que el Viceministerio de Inversión Pública del Estado, “entienda que no es nuevo” sino la inscripción se refiere solo a la construcción del último tramo y toda la señalización junto con obras de arte.

En ese marco, explicó que se conocerá hasta fin de mes el futuro del proyecto, y al momento se está terminando la reformulación del presupuesto 2018, por lo que en caso de resultar aprobados los recursos presupuestados por la Gobernación, pasarán al POA 2019 estando previsto continuar la construcción a más tardar el próximo mes.

Ardaya agregó que la Gobernación asume el camino pese a que este se incluyó a la red vial fundamental en la Ley 3062, por lo que la ejecución del camino tiene originalmente un porcentaje del 70 por ciento que correspondería al Gobierno, pero al momento el 100 por ciento de los gastos han salido de las arcas departamentales, por lo que expresó que también llegará el momento de sentarse a conciliar y devolver lo invertido. “Los bermejeños esperamos que nos ayuden a defender un proyecto que es estratégico, no solo haciendo seguimiento a la Gobernación sino al Gobierno”, añadió el funcionario.

Marco técnico del proyecto de continuidad por el Sedeca

El jefe de la Unidad de Estudios y Proyectos del Sedeca, Alejandro Vargas, explicó que el costo económico contempla ítems como la señalización horizontal y vertical, dispositivos de seguridad vial desde la progresiva 16 a la 47.500, señalización, obras donde existe inestabilidad geológica para precautelar la carretera. Desde la progresiva 47 hasta puente San Antonio se dejaron obras de drenaje pero se prevé procederé a una construcción total.