García dice que Bolivia comenzó a superar la “sobrevivencia” y explotó el mercado de comida gourmet

Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia.

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, en una reunión con artistas y gestores culturales de diversas ramas de la ciudad de El Alto, afirmó que la sociedad boliviana en la última década ya no busca la mera sobrevivencia y puede optar por más alternativas tanto culturales como gastronómicas, poniendo por ejemplo la comida gourmet, de la que resaltó que hay una “explosión”.

“Bolivia en la última década ha comenzado a superar la mera sobrevivencia y comienzan a surgir mercados más diversificados: esta explosión, por ejemplo, de la comida. Antes, los que son de mi generación comíamos en casa o en el mercado, al mercado Lanza y excepcionalmente uno se iba a un restaurante; hoy ha explosionado un mercado de comida gourmet, hay centros de formación para la gastronomía y da dinero. Ahora a uno le venden una marraqueta con un Queso Humacha y me cobran 50 pesos, y en mi tiempo mi almuerzo, sopa y segundo, valía siete pesos, y ahora mi marraqueta me vale 50, claro, es un Queso Humacha bien elaborado gourmet con un chef con su sombrero blanco y la gente paga. Ha surgido un mercado de la cocina del alimento gourmet”.
García agregó que cuando la sociedad ya va satisfaciendo necesidades básicas mínimas, cultiva otro tipo de exigencias y de demandas.

“En la medida que la sociedad boliviana va mejorando sus condiciones de vida, la sobrevivencia ya no es el único objetivo, se logra satisfacer necesidades básicas, se va ampliando el consumo cultural y las posibilidades de que el artista encuentre un nicho de mercado”, les explicó a los artistas y gestores culturales.

Señaló asimismo que “el hecho de que durante mucho tiempo hayamos sido una sociedad de pobres, limitó y ha limitado el ámbito cultural”.
Por otro lado, encomió a los artistas por ser “almas libres”. Álvaro cree que la mejor manera de vivir es hacerle caso a su alma porque se vuelve una persona frustrada.

El vicepresidente manifestó que “la vida es hacer lo que uno quiere no solo lo que uno debe. Lo malo es que eso muchas veces no lucra”.

Dijo que en Bolivia se va a ir formando un mercado que le permita sobrevivir con su arte y con su cultura: “Es un proceso casi natural”, sostuvo.

Durante la reunión,  el segundo mandatario también brindó su número de Whatsapp a los artistas para que le hagan llegar propuestas o sugerencias, lo que fue trasmitido por el canal estatal.

El vicepresidente asimismo no descartó la posibilidad de conformar una Universidad de formación de artistas con titulación pero dejó entrever que eso significaba confrontarse con el magisterio y que debía consultar con el ministro de Educación.

Tomado de Erbol