Feminicidio: diez soluciones

María Galindo

Convertir la fuerza de lucha contra la violencia en un servicio civil compuesto por abogadas, psicólogas y trabajadoras sociales con un enfoque feminista, que crea en la palabra de la víctima, que actúe con celeridad, sin burocracia y que cuente con un servicio forense, donde también se certifique violencia psicológica. El modelo de este trabajo es el de Mujeres en Busca de Justicia, que gestionamos hace 10 años con éxito y se los podemos ofrecer para extenderlo a todo el país.

Establecer un baremoforense que hoy no existe. La violencia física es la única que se certifica de forma arbitraria y mayormente minimizada.

Que la Asamblea Legislativa organice una comisión de auditoria jurídica de todos los casos de feminicidio que ameriten, a modelo de la intervención de la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Harvard, con un presupuesto igual al de la comisión que investigó los papeles de Panamá, no para sustituir el trabajo del Poder Judicial, sino para fiscalizarlo.

Convertir los albergues para mujeres que sufren violencia en albergues para violentos, donde ellos queden bajo el techo del Estado; ellos tengan que abandonar la casa, ellos tengan que pasar talleres y hacer manualidades para pagar su sustento.

Reformar la Ley 348, no bajo la lógica de endurecer las penas; el documento de corrección se lo entregamos en mano propia al exdiputado Canelas, a la exsenadora Montaño y otr@s. La Ley 348 debe tener como sujeto pasivo de la ley a las mujeres y no a los hombres; hoy los violentos abren caso usando la 348 contra sus víctimas. Se debe ofrecer la posibilidad de solucionar, en acuerdos completos, los casos de violencia, asistencia familiar, división de bienes, etcétera, en audiencias conciliatorias supervisadas por equipo multidisciplinario, como lo hacemos nosotras; acuerdos que luego son homologables por juzgados.

La víctima debería poder elegir qué vía tomar, así bajaría la carga procesal.

Crear más juzgados y fiscalías especializadas en violencia.

Se necesita la declaratoria de alerta roja nacional contra la violencia machista para tener dinero y no sólo palabras para salvar la vida y la libertad de las mujeres.

El servicio de antecedentes de violencia se ha convertido en un requisito oneroso y burocrático que no sirve a las víctimas; no hay un solo caso que figure, pues sólo entran a la base de datos los casos que tienen sentencia judicial. Con la sola imputación debería figurar el nombre del victimador, como antecedente que tiene juicio abierto.

El mensaje de todo feminicida es el cuerpo de su víctima, por ello la crueldad y las características de los feminicidios: no únicamente se aniquila a la persona, sino que se comete formas de violencia que implican el mensaje de crueldad, humillación y denigración. Cada feminicidio genera identificación en otros victimadores, que se ratifican en la necesidad de “resolver” sus conflictos con sus parejas con la muerte.

Está comprobado que tras un feminicidio acontecen dos o tres más; ubíquense, estamos ante una forma de “epidemia”, de “masacre”. Por eso la justicia reproduce justicia y la impunidad reproduce impunidad.

Es urgente hacer un análisis a profundidad del feminicida y construir, con base en ese análisis, espacios de desidentificación social entre feminicida y “hombría”. Es para ello que he solicitado a los ministerios de Gobierno y de Comunicación me permitan la entrada a las cárceles del país para sostener entrevistas grabadas con feminicidas, violadores, padres irresponsables, etcétera, para realizar un estudio que permita confrontar a la sociedad y los hombres con la visión de los victimadores.

La propuesta comunicacional es urgente y solicito, una vez más, desde esta palestra, se me permita realizarlo, pues tengo todos los instrumentos teóricos para llevarlo adelante. Al Estado no le costaría ni un peso. No pido pega, ni dinero, sino simplemente entrar con mis equipos de registro a las cárceles del país para hacer el estudio.

Pueden plagiar estas propuestas, lo importante es que se las haga. El estudio que propongo sólo lo puedo hacer yo porque se necesita mucho conocimiento para que ofrezca resultados, y no se preocupen, no quiero ser diputada, senadora, ni pinche del sistema político; me interesa transformar la sociedad, no encaramarme en un cargo.

¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos. Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991. Cada mañana recibirás el Newsletter de El País con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día. También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual. Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.