Falta prevención, demanda de mamografía es de una por día

A la falta de demanda del estudio se suma que el mamógrafo sufría constantes desperfectos desde el año 2015. Este equipo volvió funcionar de nuevo hace cinco días, pero con limitaciones porque cumplió su tiempo de vida útil.

Mamógrafo del HRSJD

De todos los tipos de cáncer, el de mama es el segundo que más afecta a las mujeres. La mamografía es un estudio gratuito de detección de esa enfermedad, sin embargo, la  demanda es de solo uno por día en el Hospital Regional San Juan de Dios (HRSJD). Por eso, los galenos coinciden en que hay una falta de prevención de ese mal.

El 19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama. Además, todo este mes es dedicado a la sensibilización de esta enfermedad, para la detección precoz, tratamiento y cuidados paliativos.

El director del HRSJD,  Roberto Baldivieso, dice que el mamógrafo siempre fue subutilizada porque no hay demanda de la población, pues,  por cada 100 tomografías solo se hace una mamografía. En el mejor de los casos se llega  a cinco estudios  por semana.

En ese sentido, el galeno observa que todavía hay conciencia sobre este problema  de salud, por ello el cáncer de mama se lo diagnóstica cuando ya está demasiado avanzado. Espera que con el funcionamiento del Hospital Oncológico la gente tenga mayor motivación para hacerse un diagnóstico de prevención.

Baldivieso, quien también es ginecólogo, explica que hay dos tipos de criterio para hacer una  mamografía: uno es que las mujeres a partir de los 45 años de edad deben someterse un estudio cada año; pero si hay factores de riesgo, como familiares que padecieron de ese tipo cáncer, se debe hacer a partir de los 35 años.

“Siempre se recomienda que se hagan un auto examen, porque esa es la primera prevención-comentó el especialista- tienen que tocarse los pechos, ver si apareció un pelotita, si la piel se volvió roja, se inflamo, o cualquier otra irregularidad. Esos son indicadores que puede padecer de cáncer”.

A la falta de demanda se suma que el mamógrafo sufría constantes desperfectos desde el año 2015, por lo cual los estudios no podían ser continuos. Este equipo volvió funcionar de nuevo hace cinco días, pero con limitaciones porque cumplió su tiempo de vida útil y ya no se consigue todos los repuestos. Según explicó la empresa que hizo la reparación del equipo.

Baldivieso sostiene que en la actualidad solo se puede hacer mamografías para senos pequeños y medianos, mas no para grandes. Como el equipo cumplió su tiempo de vida útil, hicieron un requerimiento al Ministerio de Salud, pues, un mamógrafo cuesta 3 millones de bolivianos.

Los datos que maneja el responsable del Programa Departamental de Cáncer, Jorge Pérez, es que el cáncer de mama es segundo, de todos los tipos, que más afecta a las mujeres, después del de cuello uterino. Es así que preparan la aplicación de Ley departamental 159, de tratamiento gratuito. Están a la espera que concluya el conflicto entre el Gobierno nacional y los médicos, sector que lleva casi dos meses de paro.

Al margen de  esa normativa, dentro del Seguro Universal de Salud Autónomo de Tarija (Susat), se contempla la reconstrucción de mamas para mujeres que hayan padecido de cáncer. A la fecha no se realizó ninguna cirugía de ese tipo. La prestación fue lanzada en octubre del año 2018.

Pérez explica que para beneficiar a una paciente con ese tipo de cirugías, el médico tiene que certificar que la paciente concluyó con el tratamiento y ya no padece de esa enfermedad. De nada servirá hacer la reconstrucción mamaria si la persona  tiene probabilidades de volver a padecer de ese mal.

El funcionario dice que también se contempla un acompañamiento psicológico, porque la paciente sufre un trauma al perder una parte de su cuerpo a causa del cáncer. Lo que se quiere es que la persona recupere su autoestima y pueda interactuar sin problemas con la población, no solo someterle a una cirugía de reconstrucción.